Iván Sosa
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de quedar sin una sola gota de agua, la Laguna de Zumpango, al norte de la Zona Metropolitana del Valle de México, se convirtió en una llanura árida que, entre el domingo y lunes, consumió parajes del lugar.
Ayer por la tarde, todavía cenizas que terminaba de quemarse generaban una cortina de humo blanco.
Los registros satelitales del Sistema de Alerta de Incendios -disponibles a través del portal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor)- mostraban actividad en 10 puntos de calor en la Laguna.
La estación de medición de contaminación ambiental más cercana, ubicada a unos 8 kilómetros, en Villa de las Flores, registró niveles elevados de polución por Partículas Menores a 10 Micrómetros (PM10).
De las 9:00 a las 12:00 horas del día se reportaban concentraciones de hasta 171 microgramos por metro cúbico, señaladas con el color rojo bajo la categoría de Muy Mala Calidad del Aire.
«Los niños se han estado enfermando de la garganta, de los pulmones, con todo este humo que respiramos», contó Cecilia Enríquez, vecina del Pueblo Nuevo de San Pedro de la Laguna.
El humo blanco llegó a colonias de Zumpango, San Juan Zitlaltepec y Teoloyucan que rodean la laguna.
«Los incendios empezaron en la orilla junto al Circuito Exterior Mexiquense y se han ido metiendo a la Laguna, uno no puede hacer nada más que respirar, la ropa queda con el olor a carbón quemado», contó la comerciante Elizabeth Ramírez.
Algunos pobladores optaban por el uso de cubrebocas.
«Desde temprano, los niños, los muchachos se fueron a la escuela con la humareda, nosotros tenemos que trabajar, si nos quedamos en las casas igual huele», indicó Ramírez.
El viernes, REFORMA publicó que la Laguna estaba completamente seca, como reflejo de la crisis hídrica que se vive en el Valle de México.
En septiembre, los vecinos de Zumpango acudieron a las oficinas del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM), en Río Churubusco, para protestar por la falta de agua en la laguna.
«Nos dijeron que no había llovido aquí, ni en el Lago de Guadalupe ni en la Presa de Encinillas ni en el Espejo de los Lirios, que no había agua para la Laguna y así la dejaron, seca por completo», expuso la vecina Cecilia Enríquez.
También acudieron al Ayuntamiento de Zumpango de Ocampo.
«Sólo nos dicen que le toca a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), pero a nosotros nos dejaron sin trabajo, la gente dejó de venir y tuvimos que quitar los puestos», señaló la vecina Zoila Reyes.