El flujo de pacientes con COVID-19 que son enviados en su mayoría por el Hospital Hidalgo a la Unidad Operativa de Terapia Intensiva y Hospitalización del 4º Regimiento, instalada en la 14ª. Zona Militar, oscila en 10 por semana, la mayoría llega grave y unos cuantos con necesidad de ventiladores y hasta ahora, del 13 de agosto que entró en operación, no han reportado fallecidos.

Así lo dio a conocer la médico cirujano, Mayor Gabriela Alhelí Guillén Hernández, quien refirió que los contagiados de SARS-CoV-2 que llegan a esta unidad, son remitidos desde el Centenario Hospital Hidalgo, no por saturación del nosocomio, sino en apoyo al personal médico que por agotamiento requiere apoyo para seguir atendiendo a la gente que busca atención.

Informó que la capacidad de este espacio acondicionado ex profeso para enfrentar la pandemia, consta de 30 camas generales y 20 con respiradores artificiales, pero semanalmente llegan a atender a 10 personas que son dados de alta en cuanto logran recuperarse; es la falta de personal médico lo que ha elevado la ocupación en la Unidad COVID de la Zona Militar.

Comentó que los pacientes son atendidos no sólo con calidad, sino con mucha calidez, para que sientan la seguridad de que están en condiciones de recuperarse; y si bien se les aísla mientras se recuperan, los familiares pueden hacer videollamadas desde la caseta de vigilancia con su familiar enfermo, a fin de brindarles un poco de acompañamiento mientras está en cama.

El equipo médico de la Unidad Operativa de Terapia Intensiva y Hospitalización consta de 66 especialistas, tanto militares como civiles y aclaró que el motivo que orilló a la apertura de este espacio y actuar en la primera línea de atención, fue el desgaste en el personal médico del Hidalgo, que urgía el apoyo.

“El personal de salud se sobrepasó; no contamos con que ellos se cansan y se contagian”, por eso es que desde mediados de agosto hay coordinación total con el gobierno estatal para no dejar de atender a pacientes que llegan a terapia intensiva; mientras tanto la Mayor Guillén Hernández, pidió el apoyo a la ciudadanía para que atienda las medidas de prevención, “hace falta ver empatía y conciencia por parte de la población”.