Ante la LXV Legislatura local, el diputado Enrique García propuso ayer reducir de 15 a 8 años el periodo de los magistrados que integren el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, con la posibilidad de una sola reelección por siete años; el periodo de los jueces disminuiría de diez a siete años, con la oportunidad de ratificarse por un periodo igual de duración.

Esto, según argumentó, para inhibir la inamovilidad judicial y garantizar que todos los juzgadores de Aguascalientes sean servidores públicos idóneos, así como se asegure una impartición de justicia pronta, completa e imparcial.

Esta iniciativa con Proyecto de Decreto establece que el derecho o garantía de reelección no implica que los magistrados o jueces deban forzosamente ser ratificados en sus cargos, sino que se someterán a una evaluación y, de haberse desempeñado de manera adecuada en el encargo, tener derecho a una reelección, que estará a cargo del Consejo de la Judicatura.

Agregó que esta iniciativa pretende reformar el Artículo 56 de la Constitución Política del Estado de Aguascalientes y los Artículos 10A y 36 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, se encuentra suscrita por el líder de la bancada del PAN en el Congreso del Estado y presidente de la Jucopo, Adán Valdivia López.

Bajo el actual esquema se genera una sensación de perpetuidad, que ocasiona un dejo de frustración y, en consecuencia, de relajación y desmotivación en la actualización de conocimientos y proyección laboral entre algunos integrantes del Poder Judicial del Estado. Al modificarse a un lapso menor la duración de estos cargos, se busca una mayor diligencia a nivel profesional y el desarrollo oportuno en el camino a la excelencia de la impartición de justicia en Aguascalientes.

Igualmente, se genera mayor compromiso en la motivación constante del personal, sabiendo que, transcurrido el tiempo del encargo, estarían en posibilidad de acceder a tan honroso cargo, mismo que con los términos actuales, siendo tan extensos, son mínimas las oportunidades que se abren y se incrementa la relevancia de los aspectos meritocráticos en el proceso de selección, disminuyendo la ocurrencia de conflictos en estos procesos.

¡Participa con tu opinión!