Es necesario que juristas de todo el país alcen la voz y no callar más ante tanta violación a la Constitución, que cuando conviene a algunos que tienen Poder, simplemente callan y cuando no, se busca la forma de echar abajo cambios a artículos y leyes; y en esta ocasión, no debe dejarse pasar por alto la reforma que permite ampliar el plazo de mando por dos años más, al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre lo que pocos han tocado el tema.

El presidente del Consejo Consultivo de la Barra de Abogados de Aguascalientes, Eric Monroy Sánchez, destacó que ahora no se trata de resolver o criticar al presidente del país que haya modificado más veces la Constitución, sino de quien la ha violado más, “y sin duda, el actual Presidente se los lleva de calle”.

Hace ya por lo menos cuatro días de dicha reforma y poco se ha escuchado la voz de los abogados del país, si acaso en el círculo político se han esbozado inconformidades, pero como si no se quisiera pasar de esa queja, “se necesita de la voz de la mayoría de los abogados, que se manifiesten y hacer valer la verdadera democracia, que sería la voz de las mayorías”.

Con la aprobación del artículo transitorio a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y al no tener voz de dignidad quien encabeza este Poder -Arturo Zaldívar-, “no tenemos ninguna duda de que es un cómplice más de la mal llamada Cuarta Transformación”.

Y es que con esto, resaltó el jurista, se viola de manera flagrante lo establecido en el artículo 97 de la Carta Magna, y “ante el silencio desconcertante de los actores políticos y la inacción de las Barras de Abogados de la República Mexicana, nos están desmantelando el sistema Judicial mexicano y con ello, eliminando el estado de Derecho para pasar a un estado totalitario”.

Recalcó que el silencio del ministro presidente, ante esta posible ampliación de su periodo, es un claro consentimiento de la situación y pone a los demás ministros en una encrucijada legal, ya que serían ellos quienes tendrán bajo su responsabilidad el avalar esta reforma.

Empero, lo realmente preocupante es que el presidente de México “se la pasa a su más puro estilo beisbolero, lanzando bolas de humo con el fin distractor y sus legisladores de fe ciega, le hacen el trabajo sucio subiendo iniciativas a modo y además, contando con la pereza física y mental del resto de Senadores que no leyeron las letras chiquitas del transitorio, lo que sin duda me hace recordar a la legislatura actual de Aguascalientes, la peor en la historia del Estado.