Daniel Reyes
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- El Gobernador Samuel García lanzó ayer un nuevo desafío al Congreso, al advertir que los Diputados no son sus papás para pedir su autorización al ausentarse del País.
«No son mis papás, yo no le pido permiso a nadie», dijo al ser cuestionado sobre la reforma legal aprobada ya en primera vuelta para obligarlo a pedir aval del Congreso para salir del País por más de tres días.
Aunque en ese momento no aceptó más preguntas, por la tarde en un evento en el Centro de Conciliación Laboral dijo que es una discusión banal que distraen del objetivo que es atraer inversiones y lograr otros beneficios para el Estado.
«Hay un debate de que si el Ejecutivo debe o no salir del País, y hasta lo confunden con viaje… pues ya quisiera ir a Qatar, pero no, todas estas salidas tienen propósitos específicos de traer inversión extranjera, no se nos olvide que uno de cada cinco dólares que llega a México es de Nuevo León, porque vamos al extranjero por esa lana», expuso.
«Y gracias a esas salidas también conseguimos vacunas para nuestros niños, fuimos los primeros en el País; y gracias a esas salidas estamos abriendo dos o tres empresas transnacionales por semana que generan un nuevo récord de empleo, 115 mil este año. Y cuando caemos en peleas banales nos distraemos del objetivo».