Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La instrucción de aprehender al Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca no vino de la Presidencia, afirmó ayer Andrés Manuel López Obrador.
“Es una cuestión que está tratando la Fiscalía (General) de la República que es independiente, que es autónoma. Yo no estoy dando instrucciones, no es mi fuerte la venganza, no soy hipócrita, no soy de dos caras como lo son los conservadores, que esa es su doctrina, la hipocresía”, afirmó el mandatario en la conferencia matutina.
“También, yo no puedo como titular del Poder Ejecutivo encubrir a nadie, no soy tapadera. Por encima de todo está la verdad, la justicia y yo represento al Estado mexicano por encima de todo”.
En un comunicado emitido la noche del miércoles, García Cabeza de Vaca reclamó que la orden de aprehensión en su contra “violenta la decisión de un Congreso soberano” y desoye una determinación de la Corte. Alegó una persecución política motivada por una decisión tomada en Palacio Nacional.