Ma. Elena Sánchez
Agencia Reforma

TORREÓN, Coahuila.- El Gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, negó ayer tener alguna aspiración a la dirigencia nacional nacional del PRI, buscar la candidatura presidencial en 2024 o incluso aceptar una embajada, como otros mandatarios estatales de oposición al concluir su sexenio.
«Respecto a cualquier aspiración que pudiera tener el Gobernador de Coahuila es falso, yo termino aquí el gobierno para el cual me eligió la gente, es una responsabilidad y es además un reto; dentro de todo yo me comprometí con la sociedad coahuilense.
«Tengo los pies en la tierra, no ando aspirando a nada más, yo quiero terminar bien, quiero terminar la encomienda que me dio la sociedad y no tendría por qué estar tampoco abonando a los momentos por los cuales está pasando el partido en forma negativa, espero se arreglen las cosas», indicó ante representantes de medios de comunicación.
Riquelme señaló que es su obligación concluir bien el puesto al que los coahuilenses lo eligieron y con lo cual pueda ayudar al PRI para convencer a los electores rumbo a los comicios del próximo año en Coahuila.
«Desde el PRI de Coahuila vamos a poner nuestro granito de arena, y sobre todo yo soy Gobernador priista a mucho orgullo, mi obligación es gobernar bien para que mi partido pueda con mayor facilidad, en el proceso 2023, convencer al electorado.
«Y por último, yo no acepto embajadas», afirmó.
Sobre el mensaje que enviaron el domingo los líderes de Morena desde el Estado de México, respecto al proceso electoral del próximo año en Coahuila, de que habrán de tener candidato para el próximo 20 de julio, el Gobernador dijo que seguramente desconocen el calendario electoral de la entidad.
«Primero, creo que no se saben el calendario electoral de Coahuila, se aventaron una arenga en el Estado de México, yo creo que andaban muy contentos y pierden la noción de los tiempos electorales de cada entidad», añadió. «Además de que ya van tarde».

¡Participa con tu opinión!