En alerta se encuentran autoridades del Hospital Miguel Hidalgo, pues el comienzo de la temporada de otoño podría significar un repunte en enfermedades respiratorias, aunado al tema de la pandemia por COVID-19, precisó su director general, Armando Ramírez Loza.
En atención a lo anterior, explicó que el comienzo de la aplicación de la vacuna contra influenza podría iniciar a finales del presente mes o a inicios del próximo, con la intención de reducir los riesgos en padecimientos respiratorios. De la misma manera, detalló que, a pesar de que el gasto del hospital se ha disparado de forma importante por la atención a la pandemia, derivado de ajustes realizados y del control en sus finanzas evaluadas de manera mensual, de momento, el resto de la atención médica no se ha visto afectada, trabajando de manera regular el servicio para pacientes oncológicos, neurológicos graves y con males renales, entre otros más; de igual forma, recalcó que no se han presentado problemas en la disponibilidad de claves médicas. Agregó, asimismo, que han recibido el apoyo del Gobierno del Estado para mantener finanzas sanas y lograr cerrar, de la mejor manera, el año, sin que decaigan las atenciones ofrecidas a sus pacientes.
Así lo dijo:
“Pudiéramos decir que sí esperaríamos un repunte en enfermedades respiratorias por el comienzo del otoño-invierno no relacionadas con COVID. Esperaríamos que, a más tardar a inicios del siguiente mes, comience con la aplicación de la vacuna”, sentenció.
Armando Ramírez Loza, director del Hospital Hidalgo.