Después del papelón que vivió Necaxa en la Leagues Cup quedando en el último lugar del torneo, la plantilla completa regresó a Aguascalientes para regresar a los entrenamientos en Casa Club con el objetivo de no perder ritmo, ya que no habrá competencia oficial durante varias semanas.
Los jugadores y cuerpo técnico trabajan ya con intensidad en su casa y afinan detalles para terminar de acoplarse a la idea de Rafael Dudamel, que al menos en este inicio de semestre no ha dejado buenas sensaciones por los resultados. La mala noticia es que los Rayos no tienen un partido oficial programado hasta dentro de tres semanas, específicamente el 27 de agosto cuando reciban a Querétaro.
Lo peor es que había rumores sobre una reanudación temprana de la Liga Mx por la eliminación de varios equipos, sin embargo, dichos rumores terminaron con algunas fuentes asegurando que la liga permanecerá en pausa hasta que la liga entera esté de regreso, es decir, pasado el 19 de agosto que es la fecha de la final de la Leagues Cup.
Gracias a esta pausa el primer equipo de Necaxa seguramente tendrá algunos amistosos para no perder tanto el nivel de juego, pero sobre todo la directiva tendrá tiempo de hacer los cambios que crea convenientes para el resto del semestre, puesto que el mercado de transferencias todavía tiene todo un mes para hacer movimientos.