Propietarios de establecimientos dedicados a la venta de alimentos han visto complicado cumplir con las disposiciones de la nueva normalidad para reiniciar la prestación de sus servicios.
De acuerdo a la estimación de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, cerca del 70 por ciento de los puntos de venta afiliados en Aguascalientes no han podido levantar la cortina.
El presidente de la Canirac, Claudio Innes Peniche, reconoció que tras obtener la autorización de parte de las autoridades sanitarias para que los establecimientos de comida operaran después de casi dos meses de suspensión total en algunos casos, solo el 30 por ciento de los restaurantes han podido obtener la certificación que garantiza que los establecimientos cuentan con todas las medidas de prevención establecidas por las mismas autoridades.
El resto se encuentra en la espera de que sus protocolos sanitarios sean aprobados para que puedan reabrir a la brevedad posible. Si bien en algunos casos establecimientos enfocados a la venta de comida tuvieron la oportunidad de trabajar ofreciendo el servicio para llevar, la gran mayoría de esos negocios permanecieron inactivos lo que implica que de momento les sea más complicado adquirir los insumos como tapetes sanitizantes, despachadores de gel antibacterial, así como cubrebocas, caretas y termómetros digitales principalmente, al resultar un gasto oneroso que no todos los restauranteros pueden absorber en estos momentos.
“La inversión que necesitan hacer los negocios para cumplir con las medidas sanitarias establecidas por las autoridades oscila entre 5 mil a 7 mil pesos dependiendo del establecimiento y calidad de los productos. Estimamos que un poco más del 30 por ciento de los negocios están funcionando en estos momentos”, reiteró.

¡Participa con tu opinión!