Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

LAREDO, Texas, EU.-La reapertura de la frontera terrestre de Estados Unidos a viajes “no esenciales” o turísticos de mexicanos es urgente y no hay ya pretexto para alargar el cierre, señalaron congresistas y Alcaldes texanos.
La rápida vacunación en Texas y la necesidad de que regresen los compradores mexicanos a los negocios del sur de Texas hacen inaplazable acabar con la prohibición que se aplica desde marzo de 2020 por la pandemia de Covid-19.
“Es urgente que en los cruces fronterizos se permita el cruce de mexicanos”, afirmó Henry Cuellar, congresista federal por Laredo.
“Mientras que miles de personas cruzan de forma ilegal cada mes”, sostuvo, “la frontera sigue cerrada para quienes vienen en plan de negocio a Texas”.
Aunque aún están en negociaciones los Gobiernos de Estados Unidos y México, hay versiones que la reapertura podría darse con restricciones el 21 de mayo o se daría para el 21 de junio.
Aunque un creciente número de turistas mexicanos están llegando por avión, atraídos por las vacunas y porque los viajes “no esenciales” no están prohibidos por aire, el Alcalde de Brownsville, Trey Mendez, dijo que urge permitir los cruces por tierra.
Brownsville, Laredo, McAllen y demás ciudades texanas fronterizas dependen de los mexicanos y durante el cierre de la frontera vieron caer en más de 60 por ciento las ventas de sus comercios el año pasado.
“Ya no hay pretexto para que la frontera este cerrada a los viajeros no esenciales”, afirmó Mendez. “Deberíamos permitir turistas, personas que quieran ver a su familia, personas que quieran hacer negocios”.
En McAllen, los restaurantes, bares, antros y centros nocturnos, rubros muy afectados, han revivido por el aumento de vuelos a la ciudad y los apoyos económicos del Presidente Joe Biden, pero también presionan por la reapertura fronteriza.
“Estamos teniendo mucha gente que viene de México”, dijo un prestador de servicios de un hotel de McAllen. “Algunos vienen a vacunarse, pero la mayoría viene de compras”.