Claudia Guerrero e Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 01-Jul-2020 .-Frente a la crisis sanitaria, económica y de violencia que vive el País, para el Presidente Andrés Manuel López Obrador ya pasó lo peor y ahora es momento de concentrarse en vigilar las elecciones y denunciar sin titubeos el fraude electoral.
“Mi pronóstico es que ya pasó lo peor de la crisis económica. Además, la pérdida de empleos también ya tocó fondo”, dijo el Mandatario en su mensaje, al conmemorar dos años de su triunfo en las urnas.
Desde el Recinto Parlamentario de Palacio Nacional, acompañado de su gabinete y de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, celebró la baja en homicidios, la capacidad de su Gobierno para atender a ricos y pobres, la estabilización de la pandemia, las oportunidades del TMEC, el combate a la corrupción y hasta su tolerancia frente a los insultos.
Sin embargo, consideró que existe una deuda pendiente en materia de democracia, por lo que adoptará el rol de “guardián de la voluntad popular”.
“Todavía nos falta erradicar por completo el fraude electoral y convertir el apego a los principios democráticos en cimiento inamovible de nuestra cultura cívica.
“Reitero que actuaremos denunciando, sin titubeos y con firmeza, cualquier intento de fraude electoral con el mismo criterio que sostuvo el Apóstol de la Democracia (Francisco I. Madero)”, planteó.
Otra vez rompe las redes
Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente, causó polémica en Twitter por un mensaje en el que desdeñó la atención a los padres de niños con cáncer.
Mientras ella conmemoraba en esa red social la jornada electoral del 1 de julio de 2018, un usuario le preguntó cuándo atendería personalmente a padres de niños con cáncer.
La respuesta de la escritora desató molestia: “No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos”.
Después de varias horas de críticas y de que padres de niños con cáncer exigieron una disculpa pública, escribió: “Si mi expresión ‘No soy médico’ ofendió a alguien, ofrezco disculpas”.

¡Participa con tu opinión!