Hay apatía entre jóvenes y adolescentes para regresar a clases presenciales para el próximo ciclo escolar, derivado del aislamiento que se vive actualmente por la pandemia y por lo cual tienen miedo a socializar, afirmó la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista comentó que esta situación preocupa a las madres y padres de familia en el estado, luego de que, de acuerdo con un sondeo, la mitad de los jóvenes y adolescentes entre los 15 y los 18 años sí quieren regresar a las aulas, mientras que el otro 50% no están motivados ni emocionados por conocer a sus compañeros ni maestros y dicen estar a gusto en sus casas y encerrados. “Esos chicos sí nos ocupan porque nos gustaría descartar que no estuvieran en una situación de depresión que vaya a conllevar a un problema de salud pública que nos debe interesar”.
PREOCUPANTE SEÑAL. Por lo anterior, dijo que el próximo regreso a clases se está tornando complicado y sobre todo ante la situación de estrés y ansiedad generalizada en los jóvenes y adolescentes de no querer regresar porque tienen miedo a socializar con sus compañeros, lo cual es de llamar la atención, “porque a esa edad es cuando más quieren salir y estar en contacto”. Por ello, consideró que el Consejo Nacional de Prevención del Suicidio debe atender esta problemática y sesionar constantemente para identificar las causas de porqué los jóvenes están con dicha apatía.“Es un tema importante en el que la autoridad debe estar atenta con el Consejo que tiene de prevención del suicidio, porque pudiera ser una depresión que pudiera empezar a ser generalizada y luego se manifieste en situaciones más complicadas. Es un pequeño foco en el que podríamos empezar a ver cómo actuar de manera eficiente a favor de las familias antes de que se desencadene algo difícil…”
Gwendolyne Negrete, Jefas de Familia