El Bosque de Cobos se ha convertido a últimas fechas en tiradero clandestino de escombro y de desechos de construcción, lo cual va en detrimento del equilibrio ecológico de dicha zona, así lo denunció el jefe de Guardabosques, Miguel Vázquez Sánchez, quien pidió a las autoridades estatales y municipales realizar estrategias más eficaces desde la regulación hasta el destino final y manejo de estos residuos en sitios autorizados.
El activista social dio a conocer esta práctica, la cual ocurre a cualquier hora del día, donde llega desde gente en camionetas particulares de pequeña dimensión hasta camiones de carga, de doble redila o de varias toneladas a depositar montículos de escombro, los cuales van mezclados con plástico, desechos domésticos, pedazos de ladrillo, de cemento, de varilla y hasta de unicel que van a dar a algunas áreas silvestres del Bosque de Cobos. “Esto es muy visible sobre todo en el área de la Presa de los Parga, donde hay una cantidad importante de depósito de escombro, así como en algunas secciones cercanas a la Zona de Tolerancia, que particularmente han están siendo afectados por esta razón”.
Vázquez Díaz comentó que muchos de estos materiales contienen una serie de pigmentos y plomo que, al entrar en contacto con los procesos de infiltración del agua de lluvia, generan una mezcla dañina por los contenidos que traen los materiales de construcción, lo que provoca que esos terrenos se degraden ambientalmente y luego ello sea favorecedor para que se haga un desarrollo ambiental tras haber quedado contaminado.
Resaltó que al sur de la ciudad existe un tiradero de escombro debidamente regulado por parte del Ayuntamiento de Aguascalientes, ubicado en la comunidad de Coyotes, sin embargo, por la facilidad o desconocimiento de la población, el 80% de todo lo que deriva en un proceso constructivo termina en un lugar clandestinamente depositado como el Bosque de Cobos u otros puntos de la ciudad. Por lo anterior, pidió una intervención más severa por parte de las autoridades estatales de la Proespa y del Municipio de Aguascalientes a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal para que se genere un mayor control y supervisión del destino final de las toneladas de escombro de las obras a las que les otorgan un permiso de construcción.