Roberto Pérez 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL  .-La cantante Taylor Swift arribó sonriente al Estadio de los Raiders para ver el Super Bowl LVIII entre los Kansas City Chiefs y los 49ers de San Francisco.

A unas horas de la esperada patada de despeje en Las Vegas, la intérprete de «Shake It Off» arribó al inmueble con una chaqueta en mano de los Chiefs.

Swift ha sido la consentida de la afición de Kansas City y ha tenido gran conexión gracias a su relación con el corredor Travis Kelce, a quien apoyará hoy desde las tribunas.