La Dirección de Reglamentos Municipales incorporó a nuevo personal y ahora cuenta con 85 verificadores que estarán vigilantes del nuevo aforo de ocupación que se redujo de 70% a 60% en restaurantes, bares, antros, que serán sancionados hasta con clausura si incumplen con los nuevos acuerdos para reducir los contagios por el COVID-19.

David Ángeles Castañeda, director de Reglamentos, indicó que el aforo de ocupación en los espacios abiertos será de 60% y en los lugares cerrados será al 50%, aunque aclaró que los horarios de operación se mantienen hasta las 2 de la mañana con la posibilidad de extenderlo sólo una hora, no dos.

Agregó que en este último mes se ha reforzado al área de Reglamentos, antes eran 70 verificadores y ahora suman 85, quienes se distribuyen en toda la ciudad y en los diferentes turnos, y se espera que crezca todavía la plantilla de personal para responder a las quejas ciudadanas.

El funcionario mencionó que para cubrir todas las obligaciones en materia de reglamentos municipales se requieren cerca de 150 verificadores, es decir, prácticamente el doble del personal vigente, y para ello se necesitan recursos públicos para acceder a estos colaboradores.

“Se confía que antes de que termine la presente administración municipal se autoricen otros cinco verificadores para llegar a un total de 90 y con ello disminuiría la carga de trabajo del personal que debe acudir a todos los lugares”, apuntó David Ángeles Castañeda.

Indicó que el nuevo acuerdo para aminorar los contagios de COVID-19 implicó sólo una reducción de un 70 a un 60% los aforos y hasta el momento la mayoría de los locatarios han estado acatando esta medida, aquellos que no han cumplido se procede a la sanción.

Hasta el momento, el mayor número de las sanciones se relaciona con la operación fuera del horario permitido o por vender bebidas embriagantes en lugares no aptos para hacerlo, es decir, una tienda que no tiene la licencia para vender vino y cervezas.