Ya comenzaron a instalar los botones de pánico en los camiones urbanos, siendo en 401 donde se han instalado, aunque no hay letrero que los señale, por lo que la mayoría de los usuarios no los ubica o los confunden con el botón para descenso, además algunos se han colocado arriba de las puertas donde nadie los alcanza.

Asimismo, hay otro botón para el chofer, el cual deberá utilizarlo ante alguna eventualidad, acto vandálico o de cualquier naturaleza.

El objetivo de los botones es dar seguridad a los usuarios, los cuales deben presionar el botón en situaciones de peligro y de acoso de algún usuario. Este dispositivo permite la localización de la unidad por medio de un sistema de posicionamiento global, además alerta a las autoridades de seguridad pública sobre una situación de riesgo.

Entre los componentes tecnológicos, también destacan las cámaras conectadas al C5, las cuales también 401 unidades ya cuentan con ese equipo.

En cada camión se instalan cuatro, una que observa al operador, mientras que las otras están en la parte lateral, trasera y externa de la unidad.

Igualmente, también empezó a instalarse el sistema de recaudo en los camiones urbanos, donde se ha colocado el equipo en cinco unidades y una vez que se instale en las 458 que conforman la flotilla, el usuario tendrá que depositar la cantidad exacta, que actualmente es de 9.50 pesos, porque el aparato no da cambio.

El pago electrónico igualmente está contemplado en la Ley de Movilidad y se aplicará en la medida en que las unidades cuenten con el sistema de recaudo, porque están relacionados entre sí.

Al considerar que la Ley de Movilidad se publicó el 30 de abril del 2018, se esperaría que ya estuvieran funcionando todos los implementos tecnológicos, que sin duda mejorarán la calidad del servicio.