Que no se echen en saco roto los compromisos para la mejora del transporte público en la ciudad y el estado, demandó el presidente de Coparmex Aguascalientes, Raúl González Alonso.
Lo anterior, al plantear que la sociedad demanda a gritos que las actuales condiciones del sistema de transporte cambien y de una vez por todas se superen los retos que en este tema tiene Aguascalientes hace por lo menos veinte años.
En conferencia de prensa, dijo que posponer al 2021 el proyecto del eje oriente-poniente en López Mateos no vincula al tema de movilidad en su totalidad y lo que no queda claro es cuándo se van a emprender las acciones concretas para que se perciba que la mejora inició.
Dejó en claro que la sociedad debe permanecer pendiente y vigilante, además de participativa, en este tema a fin de que se dé en los tiempos y en las formas previstas en la ley y en un programa integral de movilidad para el estado.
En ese sentido consideró necesario que haya una agenda pública que marque metas para el corto y el mediano plazo con la finalidad de que todos los aguascalentenses podamos tener una métrica para evaluar avances y si el sistema efectivamente está funcionando o no.
Recordó que el sistema de transporte público colectivo en Aguascalientes es un reto que no se generó ayer ni hace un par de años, sino que al cabo de por lo menos veinte años ha presentado los mismos retos y actualmente sigue en los mismos términos.
Consideró como una buena seña que el gobierno haya tomado el tema y procediera a una legislación especial, sin embargo “lo que ha faltado es que se haga una buena implementación y los ciudadanos tengamos la certeza de cómo y cuándo se va a dar”.
Refirió que el tema de movilidad ha sido señalado como una prioridad por el actual gobierno y para la sociedad definitivamente lo es, pues “a gritos demanda que la situación cambie”, de tal manera que el faltante en este momento son acciones concretas en esa línea.
González Alonso recordó que hace apenas unas semanas se vivió el tema del pretendido aumento al transporte urbano, con rechazo unánime de la sociedad, precisamente porque lo que todos aspiramos es contar con un sistema público de calidad y eficiente, pero ese aún no da señales de vida, concluyó.