Frida Andrade y Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La próxima semana y por siete días, los vehículos Chevrolet Cheyenne, Silverado y GMC Sierra dejarán de producirse.
Esto se debe al paro técnico que hará General Motors en su planta de Silao debido a la escasez de semiconductores.
«La Planta Ensamble de Silao realizará un paro técnico la semana del 29 de agosto, esperando retomar producción el lunes 5 de septiembre», afirmó la empresa en una solicitud de información.
La compañía con 86 años de operación en México, dijo que trabajará con sus proveedores para resolver los problemas en sus cadenas de suministro.
La escasez de semiconductores ha impactado a toda la industria automotriz a nivel global, y también a otras, como computación y electrodomésticos.
Aunque no hay una fecha estimada de cuando se podría regularizar la situación, expertos en el tema han estimado que podría ser a finales de 2023.
Durante los días de paro, los trabajadores recibirán 55 por ciento del salario, con anuencia del Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz, el cual recientemente ganó la titularidad del Contrato Colectivo.
Sin embargo, este pago era una condición del anterior contrato colectivo y el SINTTIA buscará mejorar este monto en mesas de trabajo con la empresa, para futuros paros técnicos, ya que hay afectación a los trabajadores, pues algunos beneficios están ligados a la producción.
«Es uno de los pendientes del sindicato, ver si se puede mejorar el pago en estos paros técnicos», subrayó Héctor de la Cueva, asesor del SINTTIA.
Comentó que a pesar del paro, hay trabajadores que serán requeridos, como los que laboran en la planta de ocho velocidades, los cuales tendrán problemas para llegar porque la empresa modifica las rutas de transporte que ofrece.