Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 28-Jul-2020 .-Diez días después de que tuvo lugar un secuestro masivo en Puerto Vallarta, la Fiscalía de Jalisco finalmente inició una carpeta de investigación por desaparición.
La dependencia estatal expuso ayer que la noche del lunes recibió una denuncia en la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas de un familiar de uno los secuestrados el 18 de julio en el Puerto, originarios de Guanajuato.
En un comunicado, la dependencia mencionó que había al menos cuatro personas privadas de su libertad, pero más tarde el Fiscal Gerardo Octavio Solís afirmó que eran tres.
La Fiscalía detalló que obtuvo nuevas evidencias para presumir que se trató de un ataque directo en contra de entre tres y cuatro personas.
REFORMA reportó el sábado pasado que el 18 de julio sujetos armados asesinaron a Joaquín Alba, empresario de la construcción vecino de Guanajuato, y privaron de la libertad de varios de sus acompañantes.
No obstante, el Fiscal dijo ese mismo sábado que sólo tenía conocimiento del homicidio, no del secuestro.
De acuerdo con fuentes cercanas a la investigación, hubo solicitudes de rescate hacia las familias.
El Fiscal Solís aseguró ayer que varias de las víctimas fueron liberadas, pero no precisó si se pagó rescate.
Solís Gómez explicó el sábado que un grupo de entre 13 y 14 personas iba con el hombre asesinado ese día en el puerto y ayer confirmó que un comando se los llevó a un domicilio, según testimonios ofrecidos por denunciantes.
En conferencia, el fiscal dijo, sin dar mayores detalles, que Joaquín Alba tenía “algunos domicilios” registrados en Santa Rosa de Lima, en el municipio de Villagrán, Guanajuato, sede del grupo criminal del mismo nombre y que libra desde hace tres años una batalla con el Cártel Jalisco Nueva Generación.