Staff
Agencia Reforma

Las familias que están listas para salir de vacaciones se enfrentan a un problema: no pueden encontrar quién cuide a sus perros o mascotas, destacó The Wall Street Journal.
El diario indicó que durante la pandemia, más de 23 millones de hogares estadounidense obtuvieron una mascota, según la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad Animal.
Mientras que el número de instalaciones de alojamiento para mascotas se ha mantenido relativamente estable, lo que significa que la mayor demanda y la falta de personal disponible han dificultado la búsqueda de un cuidador.
Los cuidadores de mascotas también están aumentando sus tarifas.
Los precios de alojamiento por noche y por semana han subido entre un 10 y un 15 por ciento, en promedio, en comparación con antes de la pandemia, dijo Carmen Rustenbeck, directora ejecutiva y fundadora de International Boarding and Pet Services Association.
Estimó que una semana de alojamiento puede costar entre 250 y mil 500 dólares este verano, dependiendo de la ubicación.
El diario indicó que algunos dueños de mascotas están pagando por las opciones de última hora, mientras que otros buscan alojamiento que les permita llevar mascotas en el viaje.
Amy Sparrow, propietaria de Furkid Sitting & Services, en Baton Rouge, Luisiana, aseguró que su negocio está reservado hasta el Día del Trabajo y algunos clientes ya han reservado para el próximo año.
Camp Bow Wow, que tiene 201 ubicaciones en EU y Canadá, está reservando un 29 por ciento más que los niveles del 2019, destacó Todd Houghton, vicepresidente de operaciones.
Indicó que los precios han subido un promedio de 14 por ciento desde el 2019 y la compañía está empleando más trabajadores de medio tiempo y estudiantes de secundaria para los turnos de verano para mantener los niveles de personal.