Silvia Olvera y Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Ayer, durante todo el día, cientos de personas en diferentes ciudades del país arribaron a primera hora a las sucursales de Banco Ahorro Famsa a retirar su dinero, pero no pudieron hacerlo porque ya no había sistema.
Empleados del banco les informaban que a partir de hoy podrían empezar su trámite para recuperar sus ahorros, algunos de los cuales fueron depositados incluso durante la última semana.
“¿Por qué me permitió seguir ahorrando? Usted me dijo que todo estaba bien. Tengo 10 millones y medio aquí, ¿cómo los puedo recuperar”, reclamó un cuentahabiente a una de las ejecutivas en la sucursal de Colón y Pino Suárez.
La empleada aseguró que la instrucción que habían recibido era la de seguir recibiendo dinero y abriendo cuentas porque realmente no sabían lo que iba a pasar.
Sin embargo, el cliente está preocupado porque el IPAB sólo protege montos de hasta 2 millones 758 mil pesos al 1 de julio.
“¿Y el resto cómo le voy a hacer?”, insistió, a lo que la empleada le sugirió que contratara un abogado.
Sin embargo, Laura, una ahorradora de la sucursal de Sun Mall Guadalupe que alcanzó a retirar su dinero a mediados de junio, afirmó a EL NORTE que una conocida que trabaja en el banco le avisó que lo hiciera porque iban a quebrar.
“Por qué si sabían que esto iba a tronar permitieron que los depósitos siguieran”.
Algunos empleados que dialogaron con los clientes, con lágrimas en los ojos afirmaron que ellos no sabían de la situación.
“Nosotros no nos lo esperábamos, apenas anoche (el martes) nos enteramos del cierre del banco, nos dijeron que acudiéramos temprano, pero ya no pudimos trabajar, el sistema está caído y no tenemos más información”, expuso una empleada de la sucursal Colón.
Ante los insistentes reclamos, las respuesta de los ejecutivos fue que a partir de hoy podrían hacer el retiro de forma electrónica.
“¿Y cómo se hace eso?, si yo soy una empleada doméstica? ¿Cómo sé que no se van a quedar con mi dinero?”, cuestionó una desconsolada señora de la tercera edad.
Luis acudió a Famsa Las Quintas, en el Municipio de Juárez, al enterarse de la revocación de licencia.
“¿Y ahora que le pasará a mi dinero?”, le preguntó airadamente a un empleado, quien le reiteraba que el IPAB es el organismo encargado de devolvérselo.
Pero, por lo pronto, ayer ya no pudo acceder a su efectivo.