Sergio Ángeles
Agencia Reforma

Recientemente, los contribuyentes han recibido mensajes apócrifos vía WhatsApp con supuestos avisos de saldo a favor en impuestos, sin embargo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no se comunica a través de esta plataforma.

Abril es el mes de la declaración anual y los estafadores buscan sacar ventaja de ello al emplear la comunicación en WhatsApp como la artimaña para obtener datos personales sensibles a través de falsos enlaces gubernamentales.

Los ciberdelincuentes utilizan los impuestos como tema para delinquir porque saben que es un rubro ampliamente desconocido por los habitantes, señaló Avast, firma en seguridad digital y privacidad.

Ante este tipo de estafas, se recomienda verificar el origen del mensaje en WhatsApp o el correo electrónico y comprobar si coinciden con los canales de comunicación oficiales de las instituciones. Además, mantente informado sólo en las redes sociales gubernamentales verificadas.

Revisa los detalles, ya que normalmente las direcciones de correo electrónico falsas tienen errores ortográficos o su URL no termina en .gob.mx.

Recuerda que el SAT no solicita información personal por WhatsApp ni por correo electrónico -para esas cuestiones está el Buzón Tributario en la página oficial del fisco- y tampoco genera la devolución de impuestos a través de la mensajería instantánea de las redes sociales.

Utiliza el Buscador de Correos Apócrifos del SAT, una herramienta con más de 4 mil correos falsos registrados, y nunca realices trámites financieros o fiscales en dispositivos de uso comunitario ni tampoco accedas a ellos a través de redes públicas abiertas de Wi-fi.

En caso de recibir un mensaje del fisco con las características previas, haz caso omiso, no lo contestes, no lo compartas entre tus contactos y puedes reportarlo a la policía cibernética del estado en que habites.

De acuerdo con una encuesta de 2021, el 58 por ciento de los mexicanos tiene bastante miedo de ser estafados en línea y el 26 por ciento no siente que sepa cómo protegerse de las amenazas en la web.

Lo anterior indica que aunque la población no sabe en su totalidad cómo protegerse de los ataques, sí considera que puede ser víctima en algún momento.

«Es usual que los ciudadanos no sepan o tengan dudas sobre cómo declarar impuestos, cambiar sus regímenes fiscales o solicitar devoluciones de saldo a favor, si les llega un mensaje apócrifo que les pone la posibilidad de una devolución al entrar a un enlace y dejar datos, es posible que caigan en la trampa si no son cautos», dijo Luis Corrons, evangelista en seguridad de Avast.

Aunado al desconocimiento de la gente, los cibercriminales suelen ejecutar sus estafas de phishing con páginas o cuentas de redes sociales con imágenes o características que las hacen lucir muy similares a las originales.

En ellas, piden a las personas que llenen un formulario y realicen transferencias bancarias para cerrar las compras, de esta manera no solo obtienen dinero, sino también datos sensibles que pueden usar para posteriores delitos.

¡Participa con tu opinión!