El acoso es uno de los aspectos que suelen tener mayor incidencia en las demandas laborales, por lo que es crucial prestar especial atención para evitar que estas prácticas ocurran en los centros de trabajo, advierte Carlos Núñez Ponce, abogado laboral.

El especialista alertó sobre la existencia de casos en los que, debido a algunas lagunas en el marco jurídico y a la asesoría de abogados poco éticos, se generan demandas infundadas o exageradas. Señaló que el acoso sexual es una acusación frecuente en demandas laborales, sobre la cual ambas partes deben presentar pruebas concluyentes.

Núñez Ponce mencionó un caso reciente donde una mujer denunció a su empleador por acoso sexual, pero se comprobó, gracias a un sistema de grabación, que el acusado nunca actuó en contra de la presunta víctima, quien, además, se habría autoinfligido algunas lesiones.

El abogado subrayó que los casos de acoso sexual no sólo ocurren de hombres a mujeres dentro del ámbito laboral, ya que la violencia no distingue de género. Consideró que existen empleados que buscan obtener beneficios económicos, incluso a riesgo de perjudicar las finanzas de las empresas, especialmente en el caso de pequeñas y medianas empresas.

Resaltó la importancia de que los empresarios refuercen las medidas de protección para su personal, instalando videovigilancia y creando condiciones que eviten situaciones de acoso, las cuales pueden derivar en demandas laborales.

PREVENCIÓN. Núñez Ponce indicó que la normativa laboral tiende a favorecer a los empleados, por lo que la mayoría de los juicios se resuelven a favor de los trabajadores en detrimento de las empresas. Por ello, es fundamental que los empleadores cumplan con la documentación legal requerida en la contratación laboral, para prevenir conflictos posteriores.