Vulnerada la comunidad jurídica

El presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Salvador Farías Higareda, condenó el homicidio del abogado Javier Román Ramírez, al considerar que bajo cualquier circunstancia de los hechos se pone en incertidumbre al gremio de los litigantes, por lo cual exigió a la Fiscalía que se avance en la investigación y se esclarezca el crimen.
Señaló que la diligencia y eficacia de las autoridades investigadoras en este caso es apremiante, por el vínculo de parentesco de la víctima con el magistrado de la Sala Administrativa del Poder Judicial del Estado, Alfonso Román Quiroz.
El caso requiere pronta respuesta de la Fiscalía, como debería ser con los hechos violentos recientes de ejecuciones, feminicidios, o cualquier otro que no cobra tanta relevancia porque no se trata de abogados o no tienen vínculo con una autoridad judicial.
Farías Higareda expresó su preocupación en que no haya una postura transparente y firme de la autoridad ante los recientes hechos de violencia, como un mal precedente en el combate a la impunidad.
Expuso que la defensa legal es una profesión en la cual los abogados asumen una postura profesional, en la cual pueden estar de cualquiera de los dos lados para brindar asesoría a una víctima o a un inculpado.
“Se debe hablar a la sociedad, debe utilizarse la inteligencia policial y los recursos al alcance; el silencio del Fiscal no es bueno, porque los criminales pueden pensar que están en una tierra fértil para cometer fechorías. Los abogados debemos alzar la voz porque no puede suceder esto en una democracia”, argumentó.
Recalcó la importancia de dar a conocer posibles líneas de investigación, por tratarse de un caso que conmociona, y además fue dirigido contra un familiar directo de un integrante de una autoridad judicial, que vulnera a la comunidad jurídica.