En los últimos dos meses, se ha registrado un incremento en las quejas relacionadas con operaciones electrónicas fraudulentas utilizando líneas telefónicas de instituciones financieras, informó Jair Eduardo Almendárez, delegado de la Condusef en Aguascalientes.
Destacó que la vulnerabilidad en las líneas telefónicas autorizadas sólo para recibir llamadas ha sido aprovechada por los delincuentes, quienes están hackeando los códigos de identificación de los números telefónicos de los bancos, permitiéndoles hacer llamadas fraudulentas que imitan las características de las legítimas de las instituciones financieras. “Esto señala una deficiencia en la seguridad del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), del proveedor de telefonía y de los propios bancos”, subrayó.
Para protegerse de estos fraudes, el delegado recomendó a los usuarios que, al presentar una queja, se limiten a informar que no reconocen las operaciones, sin detallar cómo ocurrieron. Esto obliga al banco a realizar una investigación exhaustiva. “Es crucial que los usuarios no proporcionen detalles adicionales, ya que esto puede llevar al banco a rechazar la queja, argumentando que el usuario fue responsable por compartir su información”, explicó.
María de Lourdes Cuevas Flores, conciliadora de Condusef, añadió la importancia de no recibir llamadas de números desconocidos y de verificar constantemente la seguridad de los datos personales, especialmente en aplicaciones de banca móvil.
Entre los fraudes más comunes se encuentran los cargos y transferencias no reconocidas. Un nuevo tipo de fraude que ha surgido desde la pandemia involucra la “aceptación de promoción de efectivo inmediato”, donde se transfiere dinero desde una tarjeta de crédito a una cuenta de débito sin el conocimiento del usuario.
Cuevas Flores también advirtió sobre los riesgos de los cajeros automáticos, recomendando no retirar dinero después de las 4 de la tarde y siempre hacerlo acompañado, especialmente los fines de semana.