El presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria del Autotransporte de Carga, Roberto Díaz Ruiz, expresó su sorpresa ante el segundo incremento en el año de los peajes en autopistas. Este aumento del 3% en el peaje fue inesperado para el sector, que destina hasta un 18% de sus ingresos al pago de casetas en las carreteras concesionadas, señaló.
Díaz Ruiz explicó: “Hubo un primer incremento en enero, y un segundo incremento es poco común, sólo se da en situaciones de alta inflación. Esta sorpresa nos coloca en una situación complicada”. Además, mencionó que los empresarios transportistas deberán asumir esta carga en una etapa difícil del año, en la que se tienen que cubrir diversos compromisos, como bonos y el pago de aguinaldos.
A pesar del incremento, la utilización de las autopistas concesionadas sigue siendo indispensable para el traslado de mercancías, con todo y que la inseguridad en las carreteras persiste, lamentó el dirigente empresarial.
Díaz Ruiz indicó que no usar las autopistas representa una desventaja en la logística del transporte de carga, ya que los robos en autopistas son una constante en varios tramos del país. “Usar las carreteras libres no es una opción debido a la falta de condiciones de seguridad, mientras que en las autopistas tampoco hay mucha diferencia, ya que también se asaltan unidades, como si no se pagara por un servicio que debería ser más seguro”, explicó.
Informó que las empresas transportistas deben cubrir un depósito económico por aproximadamente diez días de consumo en el sistema de prepago para el pago de cuotas, lo que se complica con el incremento. “No tenemos una justificación oficial para el incremento, sólo se nos notificó que era un ajuste a las tarifas de peaje al cierre del año”, agregó.