Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 21-Sep-2020 .-Ricardo Anaya terminó con su autoexilio de dos años tras el descalabro electoral de 2018.
A través de un video, el ex candidato presidencial panista anunció su retorno a la política.
Fuentes consultadas en las filas del blanquiazul dieron por hecho que buscará una curul federal en las elecciones intermedias de 2021.
Anaya, de 41 años, reconoció que haber perdido la contienda presidencial de 2018 frente a Andrés Manuel López Obrador le supuso un “trago amargo” que ya dejó atrás, con todo y los “muchos errores” que cometió en la campaña.
En agosto pasado, el nombre del queretano salió a relucir en el escándalo de los sobornos de Emilio Lozoya, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien lo señaló por haber recibido un supuesto soborno de 6 millones de pesos a cambio de apoyar la reforma enérgica que promovía el entonces Presidente Enrique Peña Nieto.
Anaya participará la noche de este martes en el festejo a distancia que organizará el PAN por el 81 aniversario del partido, al lado de gobernadores y del ex Presidente Vicente Fox.
“Quiero compartir contigo una decisión muy importante en mi vida: he decidido regresar de lleno a la vida pública.
“Perder una elección fue un trago amargo, pero también fue una oportunidad para madurar y poner a prueba mi carácter: al final la vida es eso, caer y levantarse. Sé que cometí muchos errores en la campaña, pero también tengo la convicción de que le puse todo mi corazón y mi esfuerzo”, comunicó en el video de siete minutos que difundió en redes.
Anaya explicó que se alejó de la política porque pensó que era correcto darle espacio a quien había ganado la elección.
“Pero la misma elección que me llevó a a alejarme, ahora me trae de regreso y eso me lleva a hablar del presente”, agregó.
Frente a los enormes problemas que, señaló, se están acumulando, lo correcto es estar presente.
“Sí señalar el desastre, pero sobre todo, participar, ayudar a remediarlo. El desastre con López Obrador es evidente en la economía, en la inseguridad, y en la corrupción, que se tolera en el círculo cercano de López Obrador, y en el manejo de la pandemia.
“Frente a este desastre la pregunta que aparece en todas las conversaciones es qué vamos a hacer. Creo que la respuesta está en el 21 y en el 24. La primera oportunidad para enderezar el rumbo la tenemos en nueve meses, con las elecciones de 2021. Y luego en 2024, el reloj de la democracia va a volver a marcar la hora de la elección presidencial”, previno.
El panista, que en 2018 abanderó un amplio espectro opositor, consideró que, para enderezar el camino, no es suficiente con “estar criticando al Gobierno de aquí a 2024: más que oponer, el reto es proponer. No basta con alzar la voz y con cuestionar al Presidente. Tenemos que demostrar que lo podemos hacer mejor”.
A la par de su reaparición en escena, Anaya anunció que presentará el libro “El pasado, presente y futuro de México”, cuyos 12 capítulos reseñará una vez por semana a partir del miércoles próximo.
Por lo pronto, dijo que, “siendo muy realista”, debía esperar que el Gobierno “intensifique los ataques en mi contra, tal y como lo hizo el Gobierno anterior”.