Una nueva conflagración se registró la tarde de ayer en el Bosque de  Cobos por lo que todas las instancias de emergencia se abocaron a combatir el fuego que rebasó el Área Natural Protegida municipal y alcanzó el sector estatal.

Esto luego de los dos incendios registrados días atrás en la zona y que generaron que poco más de 140 hectáreas resultaran afectadas, señaló el presidente de la Asociación Guardabosques de Cobos, Miguel Vázquez Sánchez, quien pidió mayor vigilancia a las autoridades para evitar este tipo de eventualidades.

Al referirse al incendio registrado el pasado martes que dañó a un polígono de 95 hectáreas, dijo que detectaron 2 columnas de humo al mismo tiempo, siendo el punto próximo a la Zona de Tolerancia, donde se ubican los márgenes del Área Natural Protegida Municipal, la que más preocupa y que se vio severamente afectada, toda vez que dicho espacio tiene una serie de valores importantes en términos biológicos.

Comentó que los dos lugares que resultaron afectados ya tenían antecedentes de haber sufrido incendios años atrás y por las condiciones del sitio, la vegetación afectada fue pastizal, matorral, arbustos de talla pequeña y mezquites altos. “Eso es bajando hacia lo que es en dirección a la cañada del arroyo de Cobos, donde afortunadamente ahí las brigadas lo lograron frenar”.

Dijo que en las labores de sofocación del fuego participaron los 14 guardabosques del Bosque de Cobos, además de Bomberos Municipales, Protección Civil Estatal y los combatientes de la Conafor, mismos que han intervenido desde ayer en el nuevo incendio.

Recalcó que tienen la presunción de que dicho incendio fue provocado por personas que hicieron actos meramente vandálicos y sin ningún tipo de sensibilidad a la naturaleza para divertirse o en su intento por empobrecer más en términos biológicos al sitio.

Señaló que el pasado lunes también se registró otro incendio en dicha zona que devastó alrededor de 40 hectáreas, por lo que con el siniestro del martes suman un aproximado de 140 hectáreas dañadas. Afirmó que si bien el Gobierno del Estado cuenta con un Guardia Forestal permanente para disuadir este tipo de delitos, la autoridad municipal no tiene nada, por lo que el Área Natural Protegida Municipal está en más riesgo de sufrir este tipo de afectaciones y de ahí la importancia de establecer una estrategia de vigilancia.