Por FRANCISCO VARGAS M. Enviado
(Crónica y Fotos)

ZACATECAS, Zacatecas. En lo que fue la Corrida de Toros Extraordinaria que se llevó a cabo en la Plaza Monumental de Zacatecas, el resultado final que arrojó la misma fue una vuelta al ruedo para los diestros José Garrido, a quien el juez le robó una oreja ganada a ley, y Leo Valadez, mientras que el también aguascalentense Luis David Adame escuchó palmas en ambos, perdiendo trofeo por fallar con la espada.
Ante una buena entrada y clima fresco, se jugó un encierro de la ganadería debutante en esta plaza de Barralva, disparejos de presentación y de comportamiento variable, siendo pitados por su presencia tercero y sexto, destacando primero y segundo. También saltó a la arena uno de regalo que hizo de séptimo, de la ganadería de José Julián Llaguno, que remató con fuerza en el burladero de aviso que mucho le perjudicó.
JOSÉ GARRIDO (Sangre de Toro y Oro)
“Hotelero” fue el primero, de bellas hechuras, al que saludó con capa con soltura y suavidad, abrochando con media, quitando con brevedad por chicuelinas. Realizado su brindis al empresario y ganadero Armando Guadiana Tijerina, trazó una primera tanda por el derecho, intercalando sabroso trincherazo, viniendo dos series más con la misma calidad. Por el izquierdo no se acomodó, por lo que volvió con diestra ante un toro pronto y repetitivo que lamentablemente buscó su querencia, logrando Garrido una lucida faena totalmente derechista, con empaque. El toro, al sentirse sometido, buscó el refugio de las tablas, siendo ahí donde terminó con adornos y pases del desdén. Estocada trasera y tendida para palmas.
El cuarto se llamó “Líder”, mismo que con capa lanceó de manera vistosa y verónicas jugando los brazos, abrochando con media. Después de una medida vara de José de Jesús Prado, inició su faena de muleta por alto ante las embestidas un tanto incomodas al llevar la cara suelta el burel. Continuó con series con entrega y mucha voluntad, ante un toro que le faltó transmisión estando esforzado Garrido, quien logró buenos naturales sin faltar un susto que no pasó a mayores. El astado buscó su querencia al ‘cantar la gallina’, siendo ahí donde logró la última parte de su meritoria labor muleteril. De estocada certera y efectiva haciendo la suerte con gran pureza, terminó para petición mayoritaria de oreja que el juez Manuel Esparza, inexplicadamente no concedió, dando una vuelta al ruedo con fuerza.
Con el de regalo “Platero”, de la dehesa de José Julián Llaguno, remató con fuerza en el burladero de aviso, fracturándose el cuerno derecho, estuvo por demás con disposición y voluntad, logrando meritorios pases, ante un toro que mucho le afectó el golpe que sufrió, terminando Garrido con ajustadas manoletinas. Pinchó en dos ocasiones terminando al tercer viaje para recibir calurosas palmas.
LUIS DAVID ADAME (Azul Marino y Oro)
El primero de su lote fue “Minero”, al que recibió con una cordobina, verónicas abriendo compás y media torera. Una vez que realizó un buen puyazo Eduardo Reyna, quitó de manera vistosa por saltilleras, cerrando con revolera y brionesa. Invitó a Leo Valadez para cubrir el segundo tercio, haciéndolo ambos con facilidad y lucimiento. Por alto, cambiado por la espalda, molinete y de pecho comenzó la faena en el centro del ruedo, viendo una artística faena donde en cada pase templó y mandó, aprovechando las claras y francas embestidas del burel, siendo visible ese punto de fuerza que careció. Continúo toreando en redondo llevando más atrasada la muleta, cuidando las alturas para que no rodara al burel a la arena, finalizando con poncinas y derechazos flexionando la pierna de salida, concluyendo con joselillinas sin ayudado. Montó el acero haciendo la suerte, pinchando al primer viaje, viniendo más pinchazos y estocada escuchando palmas de aliento, dejando escapar una oreja que ya casi tenía en la espuerta.
El quinto fue “Debutante” con el que se abrió de hinojos con una larga cambiada y dos verónicas, quitando vistosamente por chicuelinas y dos medias pintureras. Rodillas en tierra, fue la manera de comenzar su trasteo, mismo que fue de entrega y valor ante un toro no fácil y un tanto incierto. Una vez que se vinieron las notas de la Pelea de Gallos, se dio a torear por el izquierdo con naturales ayudados con largueza, poniendo ese punto de transmisión Luis David que le faltó al soso y tardo astado. Molinetes ligados y derechazos de buena exposición, dejando media estocada tendida y recibiendo palmas de aliento.
LEO VALADEZ (Azul Celeste y Oro)
“Socio” fue el primero de su lote, mismo que fue pitado a su salida por presencia, al que lanceó de buena manera el joven aguascalentense, sin tomarle en cuenta nada el respetable. Ante un astado sin complicaciones, pero desaborío en sus embestidas, Leo estuvo con disposición sacando pases de gran factura, sin encontrar eco en el molesto público. De estocada baja y otra caída terminó, retirándose entre división.
Su segundo fue “Pepillo”, de hinojos y rodillas en tierra lo recibió con una larga por el izquierdo, siendo pitado también este astado, viniendo estupendas verónicas jugando los brazos y abriendo compás entre las protestas del público. Para cambiar las lanzas por cañas así como el adverso ambiente, pidió banderillas para cubrir el segundo tercio, invitando a sus alternantes logrando lucidos segundos tercios los tres diestros. Muleta en mano, comenzó por bajo con torería, enseguida una primera tanda por el derecho, continuando con una faena de corte fresco y variada con pases templados y largos, entre las notas de “La Marcha de Zacatecas”, sin faltar el toreo de rodillas abrochando con manoletinas de hinojos, e incorporado torero trincherazo y desplante. Pinchazo y estocada de efectos inmediatos, para solicitud de oreja que no se le concedió, dando una merecida vuelta al ruedo. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!