Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Jul-2020 .-El Presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que esta semana irá a Guanajuato, Jalisco y Colima a trabajar contra la violencia en dichos estados, a pesar de las diferencias que tiene el Gobierno federal con los gobiernos estatales.

“Voy a estos estados porque son los más difíciles en cuanto a violencia y en particular a homicidios, por eso voy y apoyar a la gente con mi presencia, para decirles que independientemente de las diferencias que tenemos con los gobiernos de esos estados, tenemos diferencias que son públicas, que son notorias, se trata de un asunto de interés general en el que tenemos la obligación de actuar juntos para garantizar la paz y la tranquilidad”, expuso al ser cuestionado sobre la decisión de visitar esas entidades.

Los Gobernadores Diego Sinuhé, Enrique Alfaro y José Ignacio Peralta, dijo, asistirán a las reuniones del Gabinete de Seguridad que a partir del miércoles de esta semana se llevarán a cabo en los estados que visita.

“Estoy seguro que los gobernadores van a asistir a la reunión de seguridad porque vamos a tratar los temas de violencia en los estados, en los tres estados, como lo hacemos también cuando vamos a otro estado, se hace una revisión de lo que está pasando en cada estado, intervienen autoridades locales e interviene el Gobierno federal, entonces vamos a eso para garantizar la paz, la tranquilidad, respaldar a los ciudadanos y trabajar de manera coordinada”, dijo el Mandatario en conferencia de prensa.

López Obrador realizará una gira por esos estados, considerados como zonas de influencia de los cárteles de Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación.

Para el próximo miércoles, el Mandatario tiene planeado llevar a cabo la reunión del Gabinete de Seguridad Nacional en la ciudad de Irapuato y ahí mismo ofrecerá su tradicional conferencia de prensa e inaugurará un cuartel de la Guardia Nacional en la entidad que registra el mayor número de homicidios en el País, y donde las autoridades no han podido detener a José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”.

La visita del Presidente al Estado de Guanajuato se registra a solo unos días de que se hicieron evidentes las diferencias entre las autoridades locales, el Gobierno federal y la confrontación entre las fiscalías estatales y General de la República.

De acuerdo con la agenda preliminar, el Jefe del Ejecutivo federal estará el jueves en Zapopan, Jalisco.

Ahí encabezará la reunión del Gabinete de seguridad nacional, ofrecerá una conferencia de prensa e inaugurará un nuevo cuartel de la Guardia Nacional, en Tlaquepaque.

Para el viernes, tiene contemplado viajar a la capital de Colima, donde el pasado 6 de junio fueron asesinados el juez federal Uriel Villegas Ortiz y su esposa.

Tanto Jalisco como Colima son consideradas zonas de influencia del CJNG, liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

El 26 de junio pasado, presuntos sicarios contratados por esa organización criminal atentaron contra el jefe de la Policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

El propio Presidente ha reconocido que el equipo de inteligencia de su Gobierno ha detectado diversas amenazas de organizaciones delincuenciales contra funcionarios federales y locales.

En pronunciamientos públicos, ha asegurado que el escalamiento de la violencia no obligará al Gobierno a negociar con los narcotraficantes.