Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Xóchitl Gálvez capotea la tormenta que se ha cernido sobre su campaña tras la difusión del polémico video de su hijo Juan Pablo, manoteando a cadeneros de un antro de Polanco, visiblemente tomado.

«Con esto no van a tronar mi campaña», asegura.

En entrevista telefónica, la candidata opositora a la Presidencia de la República abre un paréntesis en su preparación hacia el debate del domingo y afirma que, a diferencia de Juan Pablo, los hijos del Presidente incurren en actos de corrupción que el tabasqueño solapa.

Para la hidalguense, detrás de la difusión del video están Morena y el cuarto de guerra de Claudia Sheinbaum, la candidata oficialista.

Xóchitl dice que, cuando supo del lío en que se había metido su hijo –hace un año–, sobrellevó las cosas «con disciplina, diálogo y apoyo emocional a Juan Pablo; con entender que eso era inaceptable, el mandarlo a disculparse, el trabajar el tema de que no podía beber de esa manera –no es un alcohólico, no es un drogadicto Juan Pablo–, como lo quieren pintar. Es un chavo superdeportista, es un chavo, sí, como cualquier chavo, descontrolado, y por eso yo agarré mucho el tema de la salud mental, porque los chavos están pasando por momentos complicados, y los papás a veces no sabemos cómo enfrentar estas cosas del uso de redes».

«Yo me quiero imaginar una mamá cuya hija sube un pack y el compañero de la escuela lo hace público… la crisis ¿no? Quién la apoya, quién le dice cómo actuar. La madre la apoya, qué hace con su hija. Te dan ganas de echarlos fuera de la casa, pero eso no lleva a nada. Entonces, lo que hicimos fue trabajar con Juan Pablo para que sea lo que hoy es: un chavo encarrilado a tener una vida productiva, trabaja en la empresa (de edificios inteligentes), está llevando su última materia en la Ibero. Pero ahora sí lo puse a trabajar y estudiar porque, al principio, cuando estudiaba arquitectura, y cuando la deja, le digo ‘no, papacito, aquí las cosas no van a ser así’.

«Y ahora, cuando sale (el video), sale con la intención de dañarme, sacada de contexto, diciendo que yo ya era la candidata a la Presidencia, cosa que es falso, y, bueno, me avergüenza el contenido, afortunadamente no agrede a nadie, más que verbalmente, lo cual también es inaceptable en mis estándares y códigos de ética. Tantas madres me han llamado a decirme ‘todas hemos pasado por una cosa así’. Lo que sí es un poco llamativo es que no culpen a Rubén Sánchez, su papá, sólo a Xóchitl Gálvez», indicó la aspirante.

–El golpe no hubiera sido tan duro si no estuviera directamente involucrado en la campaña…

–¡A ver! Todos los hijos de los candidatos están involucrados, todas las esposas de los candidatos están involucrados… somos bien doble moral. No usan dinero público, se mueven con sus propios recursos a los estados. No hay un boleto que haya sido pagado para Juan Pablo con el dinero de la campaña, pero, bueno, si ese era el problema, ya se separó.

–¿Cómo valoraste la intervención de la esposa del Presidente?

–Antes de ser candidata a la Presidencia de la República, soy mamá de Juan Pablo y de Diana. Y eso, aunque estos güeyes quieran tronar mi vida familiar, no lo van a lograr, porque somos una familia superfuerte, superunida y el 3 de junio, para mí, lo más importante, será esa familia.

–Pero lo que quieren es tronar tu campaña…

–No, con eso no van a tronar mi campaña. Mi hijo está en una conducta inapropiada, pero no está robando. Mis hijos no han tomado dinero ajeno, ni mi marido. Toleran las llamadas de corrupción de los hijos del Presidente, y atacan a un joven tarugo. Y por el otro lado, los bandidos se roban lana. O sea, un incidente y ya: no va a tronar. Al contrario: me ganaron empatías con las mamás. No justifico el hecho, pero no soy una mamá que no está atenta a su hijo y no soy una mamá que le tolero públicamente ese comportamiento.

El mensaje de la esposa del Presidente, yo lo agradezco, lo valoro: nunca he estado de acuerdo que se metan con su hijo. El chavo es menor de edad; en el Senado yo nunca me subí (a tribuna) a nada de ataque contra el chavo. No vas a encontrar un tuit de agresión mío contra el chavo. Los hijos mayores son otra cosa y su corrupción, punto. Es distinto.

–Y cuando López Obrador dice ‘Con los hijos no’, ¿qué ves?

–Pues que trata de decir que no se metan con sus hijos. Pero creo que ahí él, a diferencia mía –que sí soy una mamá que reconoce que su hijo se equivoca–, el Presidente nunca va a reconocer que sus hijos están metidos en actos de corrupción y, por lo tanto, como Presidente, nunca los va a investigar.

Yo ya presenté una denuncia para que investiguen el balastro del Tren Maya –hay audios, hay notas– y creo que eso sí se debe revisar. Mi hijo estaba borracho, no manches, pero no lo vieron agarrando dinero. No está metido en ningún contrato, ni tenemos puesto en el Gobierno nosotros. Ellos sí tienen acceso al poder, al tráfico de influencias, a asignar contratos.

–Este asunto del video, ¿te distrajo para el debate?

–No, no, no. Lo he dicho una y otra vez: soy una mujer extremadamente fuerte, estoy acostumbrada a esta guerra sucia. Ellos tienen una elección de Estado, seguramente compraron ese video, pero ahí sobra la lana…

–¿Morena está atrás de esto?

–No hay duda. El cuarto de guerra de Claudia, porque ellos tienen lana para investigar todo; pero sabes qué: la verdad es que no me van a encontrar una cuenta mal habida en mi vida. Lo verdaderamente importante es capacidad y no ser corrupta, y no ser sumisa ni obediente.