Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Xóchitl Gálvez se despabiló la noche del domingo 28 de abril y logró el quiebre de la campaña.

Después de un decepcionante primer debate, la candidata presidencial opositora pudo por fin tomar la iniciativa. De camino a los Estudios Churubusco, avisó a sus hijos de los planes que tenía para el cara a cara con Claudia Sheinbaum y Álvarez Máynez.

«Vamos a un circo romano», les previno.

Gálvez saldría airosa y su campaña cobró un nuevo impulso.

«El arroz se les quemó», incidió, con el ánimo de acallar las versiones que Morena propalaba de que: «este arroz ya se coció».

En plazas morenistas, donde incursionó tras el domingo, la gente la recibió con algarabía.

En Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, y luego en Hermosillo, Sonora, quedó de manifiesto el nuevo impulso de la campaña. Ahora, apuesta al tercer debate.

El de ayer fue el día 62 de campaña de Xóchitl Gálvez, con 60 ciudades visitadas en 28 estados.

En este lapso, la candidata opositora del PAN, PRI y PRD ha enfrentado diversas situaciones polémicas, como la difusión de un video del año pasado en el que se ve a su hijo Juan Pablo, ostensiblemente tomado, discutiendo con cadeneros de un antro de Polanco.

El escándalo lo sacó de la campaña: renunció a la coordinación nacional de Jóvenes Sin Miedo.

«Como mamá tomé acciones en el momento que me enteré de lo que había pasado… Juan Pablo, como adulto se separa de la campaña, cuando uno se equivoca en la vida hay consecuencias, y ya hubo consecuencias», advirtió la candidata.

El 11 de abril, al responder a una acusación de Sheinbaum, de que vivía en casa propia mientras ella renta, Gálvez resbaló.

«Si a los 60 años no has podido hacer un patrimonio, eres bien güey, con todo respeto», dijo, lo que generó críticas en su contra.

Una semana después, tras un diálogo con estudiantes de la Universidad de Guadalajara, decenas de alumnos que no lograron entrar al Centro Universitario de Ciencias la despidieron con gritos de: «¡Fuera Xóchitl!»

El 26 de abril, dos días antes del segundo debate, tuvo que huir de Avenida Universidad y Churubusco, en la Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México, donde un acto para regalar calcas se salió de control y causó caos vial.