Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Contrario a la elección del 6 de junio, en donde sólo se permitió a dos votantes ingresar a las casillas, en la consulta popular del 1 de agosto podrán entrar a las mesas receptoras cinco personas.

La Comisión de Capacitación y Organización Electoral aprobó este lunes el modelo operativo de las Mesas Receptoras, en el que se argumenta que habrá más ciudadanos votando porque no habrá representantes, pues en los comicios éstos eran hasta 15, y ahora sólo estarán cinco funcionarios.

“En virtud que no se contará con presencia de representantes de partidos políticos, el espacio para instalar la Mesa Receptora podrá aprovecharse para optimizar la disposición del equipamiento y materiales electorales, y propiciar la mejor funcionalidad en el desarrollo de la recepción de opiniones, asimismo, para que en la casilla puedan atenderse máximo cinco personas”, indica el documento aprobado.

Las medidas sanitarias serán parecidas a la elección pasada: será obligatorio portar cubrebocas, en caso de no llevar se le dará uno, mantener sana distancia, usar gel antibacterial y desinfección periódica de las áreas que tocará el ciudadano.

En caso de que el ciudadano no quiera usar la mascarilla, no se le permitirá el acceso, y los funcionarios de la mesa receptora podrán llamar a la fuerza pública para “retirar de la casilla a cualquier persona que incurra en alteración grave del orden”.

Sólo podrá quitarse el cubrebocas si el funcionario tiene duda sobre su identidad, y si se niega, no podrá participar, y el incidente se anotará en una hoja.

Las personas con síntomas aparentes de Covid podrán ingresar, pero, como sucedió en la elección pasada, deberá esperar a que nadie se encuentre al interior de la casilla, y después se desinfectará la zona.

En esta ocasión habrá dos canceles para que los ciudadanos tachen sus boletas, los cuales no tendrán cortinillas.

El INE ya cuenta con el listado de los sitios donde se instalarán las 57 mil mesas, lugares que deberán ser accesibles para personas con discapacidad, lejos de lugares riesgosos o de centros de vicio.

A mediados de julio, se establece en el manual, se definirán los establecimientos donde se resguardará la papelería de la Consulta, los cuales estarán cercanos a los domicilios donde se instalarán las casillas.

Entre el 26 al 30 de julio, las vocalías ejecutivas entregarán a los presidentes de las mesas la documentación.

“Una vez concluida la jornada, se llevarán a cabo los cómputos definitivos a partir de la recepción del primer paquete de las mesas receptoras a cada una de las sedes distritales, las cuales se encargarán de la suma de los resultados de las actas y procederán al recuento total únicamente en caso de que la diferencia entre el SÍ y el NO sea igual o menor a un punto porcentual.

“Se remitirán los resultados al Secretario Ejecutivo del INE para que, dentro de las 48 horas siguientes, informe al Consejo General en sesión pública el resultado definitivo”, detalla el documento.