René Urrutia de la Vega

Votar es parte de mi responsabilidad como ciudadano, no sólo es un derecho cívico o político, también es una obligación que se vincula directamente con el deber de participación activa que debemos mantener los ciudadanos y, con ello, exigir a las autoridades en turno los resultados que deben generar para mejorar la calidad de vida de todos y en todos aspectos.

Uno de los grandes factores que condicionan la falta de resultados y de estrategias en materia de seguridad tiene que ver con la prácticamente nula participación que los ciudadanos tenemos en las tareas y las actividades relacionadas directa o indirectamente con la seguridad pública o ciudadana, no nos involucramos y mucho menos nos comprometemos, sólo nos quejamos.

Estamos en un momento extraordinario para recordar que la sociedad con mejores niveles de seguridad y bienestar no es aquélla que tiene a la mejor policía o al mejor gobernante, sino la que cuenta con los mejores ciudadanos desarrollando y cumpliendo con sus responsabilidades, en el ámbito de lo privado cumpliendo con la norma pero, además, participando activa, responsable y propositivamente en las tareas públicas desde la trinchera de la ciudadanía. Si esto hiciéramos de manera regular y constante la realidad como país sería totalmente distinta. Hace falta apremiantemente una sociedad civil responsable y organizada que haga uso oportuna y conscientemente de sus derechos y cumpla con sus obligaciones para poder exigir al gobernante una correcta, completa y oportuna rendición de cuentas que, a su vez, permita evaluar y calificar al gobernante y el partido al que pertenece y sólo así decidir si debe contar con mi confianza o debemos optar por quién haga mejor las cosas.

La posibilidad de reelección que la Constitución ha otorgado a presidentes municipales recientemente, tiene que ver con lo dicho anteriormente y, siendo así, lo cierto es que en ninguno de los casos debimos haber reelecto a ningún presidente municipal si fuéramos realmente conscientes de los resultados en una evaluación objetiva y ello habría sido -y puede ser- un mensaje claro, directo y contundente de que estamos ejerciendo nuestra función como ciudadanos responsables, en muchos de los casos les hemos refrendado la confianza por motivos de mercadotecnia y de propaganda electorales, no precisamente como resultado del análisis o la reflexión basadas en evaluaciones de resultados. Este comentario no descalifica algunos esfuerzos dignos de reconocimiento.

Pues bien, siempre que hay una jornada electoral es un buen momento y da un buen pretexto para empezar a hacerlo, yo te invito a que en estas elecciones pensemos en los resultados en materia de seguridad, que hagas una evaluación sencilla, pero objetiva y clara para que decidas si quienes ahora están haciendo las cosas van por el camino correcto, tomando las decisiones correctas o también están fallando y debe haber un cambio de rumbo, somos los ciudadanos los responsables de hacer eso, no lo olvides, no te voltees para otro lado.

No seas de los que piensan que todo es lo mismo y que de nada sirve votar, que de todos modos siempre pasa lo mismo, no te mantengas o te conviertas en parte de lo que nos tiene en la difícil situación que hoy tenemos, por el contrario, piensa en que tu voto puede lograr que tengamos equilibrios de poder -que son indispensables-, que con tu voto puedes dar un mensaje a los que están gobernando, avalando lo que están haciendo o diciéndoles que no lo están haciendo bien, tu voto como ciudadano responsable habla, porque es tu voz, pero si es irreflexivo y sólo producto de la inercia y sin conciencia, habla más pero en un sentido negativo y entonces eres parte del problema y no de la solución, decide y hazlo con seriedad y responsabilidad.

Si ninguno de los candidatos y los partidos te convence o crees que no sirven para nada, es cuando mayor responsabilidad tienes de votar, pues el mensaje o la voz que le debes dar a tu voto es precisamente en ese sentido, pero no puedes dejar que quien está gobernando ahora, lo siga haciendo, porque está dentro de la misma categoría y entonces hay que hacer cambios, aunque sea para que los otros vuelvan a llegar, recuerda que tienes el poder de volverlos a evaluar y reprobarlos también, si es el caso, pero bajo ninguna circunstancia dejes de ejercer tu derecho y mucho menos, de cumplir con tu obligación de votar.

Si pudiera darte un consejo como especialista, te diría que hay un mensaje muy directo y contundente que debemos dar en cuanto a seguridad se refiere, el mensaje es que las cosas no se están haciendo bien, que debe haber cambios drásticos y firmes, que no podemos seguir avalando que las cosas no funcionen porque en materia de seguridad la falta de resultados es directamente proporcional al aumento de problemas, ya la violencia llegó incluso a los candidatos y sus familias, la corrupción está en niveles de terror, ya no podemos seguir cruzados de brazos dejando que todo eso pase y siga pasando, hablemos con nuestro voto y de ahí, lo que sigue, rendición de cuentas con base en resultados, no en discursos ni en promesas.

rurrutiav@urrutiaconsulting.com