La Asociación Nacional de Proveedores Profesionales de la Industria del Pan, proyectó un nuevo aumento en la pieza de pan dulce y salado para antes de que finalice el año, por lo cual el precio para el consumidor alcanzaría hasta los 12 pesos en algunos casos. En entrevista para El Heraldo, Jorge Ramírez Valenzuela dijo que aquellos establecimientos que se resistan a realizar el ajuste, estarían condenados a desaparecer.
Explicó que el aumento constante de los principales insumos para la industria panificadora a lo largo del año, así como la carencia de los mismos por conflictos internacionales que han disparado el precio del trigo, han hecho que las condiciones para los trabajadores del pan sean insostenibles.
Recordó que en un principio realizaron un ajuste en sus precios, sin embargo, tal decisión no ha permitido amortiguar las dificultades actuales, por lo que previendo que el panorama actual no mejore se realizaría la sugerencia para que los industriales del pan vuelvan a incrementar sus precios.
Agregó que actualmente el costo promedio en la elaboración de pan alcanza los 3 pesos, dejando un margen no mayor a los cinco pesos por unidad, lo que resulta insuficiente ante la caída de la venta el pan, costos en electricidad, luz y sueldo de los empleados. Finalmente, Ramírez Valenzuela, destacó que el sector panificador representa más del 10% de las ventas nacionales en el sector de los alimentos, por lo que es considerado uno de los giros de mayor importancia en la generación de empleos.
«El trigo no es el único ingrediente del pan que aumentó su precio, también subió el de la harina, los huevos y el gas, básicos para la manufactura del producto. Tomando en cuenta eso, el incremento pudiera ser cercano al 8%, en algunos casos», concluyó.