José de Jesús López de Lara

Unos policías estatales resultaron heridos, al volcarse la patrulla en que viajaban cuando iban en persecución de un automovilista que a la postre los llevó a una “casa de seguridad”, donde se encontraban más de 300 indocumentados.
Fue a las 23:20 horas del lunes, cuando un automóvil Nissan Versa, color blanco, con placas de circulación del Estado de México y en el que aparentemente eran trasladadas cinco personas indocumentadas, evadió el retén que se ubica en la carretera federal No. 45 Sur, a la altura de la Puerta de Acceso Sur, en el poblado de Peñuelas.
Los policías estatales fueron en su persecución y durante el despliegue, una patrulla se salió del camino y volcó en un desnivel, lo que provocó que tres oficiales resultaran heridos.
Al lugar del accidente acudió una ambulancia de Cruz Roja, cuyos paramédicos brindaron los primeros auxilios a los oficiales que resultaron con golpes en diferentes partes del cuerpo, sin que afortunadamente requirieran ser trasladados a un hospital.
Cabe destacar que más tarde, agentes de la FGE y policías estatales “reventaron” una finca ubicada en la misma carretera federal No. 45 Sur, a la altura del fraccionamiento Vista Alegre, donde rescataron a 341 indocumentados que procedían de Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Ecuador.
Entre el grupo de migrantes se encontraban 57 niños y adolescentes.
En el interior del domicilio fueron detenidos tres presuntos “polleros”, entre ellos el sospechoso de evadir el retén policiaco, los cuales dijeron ser originarios de la Ciudad de México y del Estado de México.
De igual forma, se hizo el aseguramiento de tres automóviles y una camioneta, que utilizaban para realizar el traslado de los indocumentados, a quienes recogían en el estado de Querétaro, para posteriormente llevarlos a Piedras Negras, Coahuila o a Reynosa, Tamaulipas.
Se estableció que esta banda de traficantes, cobraba entre 5 y 10 mil dólares por persona para llevarlos hasta la frontera con los Estados Unidos.
Ya en semanas pasadas, policías estatales y policías preventivos de Asientos, así como agentes de la Fiscalía General de la República, ya habían detenido a tres sospechosos que llevaban guatemaltecos en vehículos tipo “Uber”.
Los detenidos fueron trasladados a las instalaciones de la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, mientras que los 341 indocumentados quedaron a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM)