Impulsa el DIF Estatal que las niñas, niños y jóvenes que viven en Casas Hogar puedan vivir con una familia en tanto se resuelve su situación jurídica, mediante la aplicación de dos programas: el de adopción y el de familia de acogida, destacó el jefe de Unidad de Adopciones y Familias Temporales de la institución, Sergio Peña González.
Comentó que a través de ambos programas el DIF busca restituir el derecho a vivir en familia a niños, niñas y adolescentes. Uno de ellos es el de Adopción o en su defecto que a los menores o adolescentes que están bajo la tutela del sistema, se les pueda encontrar una familia definitiva que los adopte y posteriormente ellos puedan fungir como su familia legal, tras el trámite y el juicio de adopción.
Indicó que el otro programa es el de Familia de Acogida, cuyo objetivo es que menores y adolescentes, quienes reciben acogimiento residencial por parte del Sistema DIF, se les puede encontrar una familia con la cual estén, en tanto se resuelve su situación jurídica, que puede ser: que regresen con su familia de origen, una familia extensa o bien con una familia preadoptiva.
Explicó que los requisitos son muy similares en ambos programas, ya que se les pide a los interesados hacer una carta petición donde solicitan constituirse como familia de acogida o preadoptiva, sus actas de nacimiento, si son pareja, el acta de matrimonio, cartas de recomendación, fotografías, constancias de ingresos, certificado médico, cartas de no antecedentes penales, copias de identificación oficial y comprobante de domicilio.
Posteriormente, dijo que se les abre un expediente y se inicia su proceso de evaluaciones por parte de Trabajo Social y de Psicología y una vez obtenidos los resultados, se determina si se les ingresa a un taller ya sea de adopción o de familia de acogida. Una vez que lo concluyen, el equipo multidisciplinario hace un informe que se entrega al Consejo de Adopciones, que se encarga de tomar las determinaciones en cuanto a la idoneidad de los solicitantes.
Resaltó que en lo que va de este año llevan 20 solicitudes de adopción, en tanto que para familia de acogida van 12. “Invitamos a la población a ser partícipes de uno u otro programa. En el DIF trabajamos para que los procesos sean más rápidos y nos ayuden a restituirle a los niños su derecho a vivir en familia”.