Quienes prestan su servicio comunitario en la organización Cáritas Diocesana en Aguascalientes, han encontrado que en los últimos tiempos se ha multiplicado el número de personas que piden limosna, entre ellos hay  quienes aprovechan esta época de Navidad en que la gente se torna dadivosa y comparte algunas monedas con quienes están en la calle pero que no necesariamente enfrenten pobreza o necesidad extrema.

El director de Cáritas en esta entidad, Carlos Alberto García Zavala, -padre Gandhi-, comentó que hay personas que viven y duermen en la calle, a las que se les ha ofrecido albergue, baño y alimentos, pero rechazan el apoyo porque han hecho de pedir caridad en las calles, una forma de vida.

Es una situación lastimosa para quienes se encuentran en esa situación, y si bien la misericordia es un valor que debería aplicar la ciudadanía, también sería conveniente que entre las personas necesitadas hubiera voluntad de superación para que la gente que vive de la mendicidad, también busque la manera de superarse, para lo que también debería existir el apoyo.

Si bien son pobres, comentó García Zavala, también es menester observar que muchos están en condiciones de aprender o desempeñar un oficio para salir adelante, por eso se habla que la pobreza es más personal y ganas de salir adelante que la necesidad económica que pudieran padecer de manera temporal.

¡Participa con tu opinión!