Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado auxiliaron a una familia originaria de Jalisco que estaba siendo víctima de una extorsión telefónica.
Mediante engaños los obligaron a hospedarse en un hotel al sur de la ciudad y luego comenzaron a llamar a sus otros familiares para hacerles creer que los tenían secuestrados y exigirles la cantidad de un millón de pesos a cambio de su libertad.
Fue gracias a que uno de los empleados del hotel se percató de la situación y lo reportó al C-4 Estatal, que los elementos de la Policía Estatal dieron con estas personas y evitaron que su familia hiciera algún depósito.
Las víctimas fueron el señor Álvaro, de 42 años de edad; su esposa María Guadalupe, de 28 años de edad y el hijo de ambos, un bebé de 2 meses de edad, todos ellos con domicilio en la comunidad de San Julián, Jalisco.
Desde el jueves pasado arribaron a Aguascalientes para llevar a su hijo a recibir atención médica, pero al estar hospedados en un hotel ubicado en la avenida Las Américas, fueron contactados por un sujeto que mediante engaños logró que les proporcionaran datos personales y posteriormente los utilizó para hacer creer a sus familiares que estaban secuestrados.