Ahora fue en el municipio de Tepezalá donde los elementos de la Policía Municipal y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado atendieron un caso de extorsión telefónica, logrando evitar que la familia afectada hiciera algún tipo de depósito que causara daño en su patrimonio.
Los hechos tuvieron lugar en la comunidad de San Antonio, municipio de Tepezalá, donde una familia comenzó a recibir llamadas telefónicas en las que se les informaba que tenían privada de su libertad a una de sus integrantes, una joven de nombre Dulce, de 20 años de edad, por lo que, si querían volver a verla con vida, tenían que depositar una importante cantidad de dinero.
El reporte fue atendido inicialmente por elementos de la Policía Municipal de Tepezalá, quienes posteriormente, con apoyo de uniformados de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, se dieron a la tarea de buscar a la joven. Al mismo tiempo, se pidió a la familia que no contestara más llamadas y que tampoco hiciera la entrega del dinero solicitado.
Fue así como poco más tarde, los uniformados lograron localizar en la misma comunidad a Dulce, quien presentaba una crisis emocional por lo sucedido, por lo que una vez que fue tranquilizada, la trasladaron a su domicilio para reunirse nuevamente con su familia.

¡Participa con tu opinión!