Los proyectos de construcción de vivienda popular en Aguascalientes están estancados por la presión inflacionaria, señaló el presidente estatal de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, José Ángel Palacios Salas.

El dirigente de los constructores refirió que los insumos de las obras de construcción se ubican dentro de los más afectados por las tasas de inflación, lo que incide en que no puedan alcanzarse costos accesibles a este nivel socioeconómico.

Señaló que desde hace dos años no se han generado proyectos de fraccionamientos de tipo social o popular, porque no existe la posibilidad de poder recuperar la inversión global que se requiere por el precio de terrenos y la inversión que se requiere para el desarrollo del proyecto constructivo.

Dentro de esta inversión deben considerarse las obras complementarias o de urbanización, sumado a las alzas constantes de materiales como el acero cemento, y todos los insumos en general.

Sin la posibilidad de acceder a estímulos o subsidios gubernamentales que anteriormente se ofrecían desde las instancias de promoción y fomento a la vivienda a los trabajadores que se encontraban en la busca de adquirir una vivienda de tipo social.

A LA MITAD. Mientras el precio de una vivienda de tipo social se estima por las instancias de financiamiento -como Infonavit- en un precio de venta de 550 mil pesos, en términos reales el costo de las viviendas en general se ubican en una cifra que rebasa el millón de pesos. Palacios Salas consideró que en este escenario, sin los subsidios que anteriormente otorgaba el Gobierno Federal por hasta por 60 mil pesos, resulta complejo que un empresario pueda generar vivienda social. “Resulta conveniente que se pueda analizar la creación de vivienda popular a través del Instituto de Vivienda Social y Ordenamiento de la Propiedad, para poder atender esta demanda”, enfatizó.

Licenciado en Comunicación e Información especializado en Prácticas Informativas, con 10 años de experiencia en cobertura sobre administración pública, elecciones, educación, seguridad, justicia, economía, y empleo.