Las enfermedades mentales afectan por igual a hombres y mujeres sin distingo de edad, por lo que es tiempo de acabar con el tabú de que el varón debe ser fuerte, vigoroso, no quejarse, no llorar y mucho menos pedir ayuda para exponer sus emociones, pues ellos merecen también tener salud mental, expresó el especialista en psiquiatría, Benjamín Guerrero López.
Subrayó que los hombres, a diferencia de las mujeres, históricamente han preferido en su mayoría, vivir el padecimiento mental en silencio antes que pedir ayuda, por temor regularmente a parecer débiles.
Si bien las enfermedades mentales no hacen diferencia de género, es menester hacer notar que algunas son más frecuentes en mujeres como son el estrés y trastornos del sueño; mientras que para los hombres, aparecen la esquizofrenia, déficit de atención, adicciones y las parafilias sexuales, siendo las más recurrentes.
El especialista consideró que es necesario aceptar la existencia de problemas mentales en ambos, los cuales nada tienen que ver con fortaleza y debilidad; “lo grave es que no se les da la importancia requerida y se pueden complicar si no se les da un tratamiento, por ejemplo, llegar a ideas suicidas provenientes de la depresión. Y es que los que tienen más riesgo de suicidarse son los hombres, ellos lo consuman”.
FALSAS ESCAPATORIAS. Asimismo, comentó que los varones, “para demostrar su hombría”, se muestran fuertes y no hablan de sus sentimientos, por tanto no reciben la atención adecuada y, en cambio, se refugian en el alcoholismo. Indicó que el uso de drogas y otras adicciones también son más frecuentes en ellos; además, el juego y los videojuegos están asociados a los patrones sociales impuestos, con lo cual se mantiene oculto el problema y normalizamos acciones y actitudes.