Por Leonardo Aguilar

Jorge Guerrero, Salma Hernández y Jorge Valdivia son tres estudiantes de la UAA que decidieron realizar un intercambio académico este semestre a la ciudad de Nápoles, y lo que parecía ser una gran experiencia cultural y académica, al final se convirtió en una pesadilla por el brote del coronavirus en Italia y toda Europa en general.
El Heraldo de Aguascalientes se contactó con los estudiantes, quienes contaron su experiencia de esta pandemia desde uno de los puntos de infección más grandes del mundo, así como los diferentes cambios que han vivido, las medidas que han tomado y su opinión con la situación que se vive en México, comparándola con Italia.
MEDIDAS RADICALES. El tema de la pandemia y por consecuencia la cuarentena, llegó de manera rápida para los italianos, quienes a pesar de tener algunos casos confirmados decidieron llevar su vida normal hasta que la situación se salió de control y el gobierno tuvo que tomar medidas drásticas.
Dentro de estas medidas, destacan las multas por salir de casa sin motivo alguno, siendo de hasta 203 euros; en un principio se podía salir a pasear y hacer compras con normalidad, pero en tan sólo dos días se tuvieron que tomar medidas extremas.
RESPALDO INSTITUCIONAL. En cuanto a las clases, los estudiantes continuaron sus estudios vía internet, ya que poco a poco los eventos masivos fueron suspendidos y los lugares concurridos cerrados; en este punto, los aguascalentenses se pusieron en contacto con la Universidad Autónoma, y con base en la respuesta de los estudiantes, afirmaron que la UAA siempre ha estado al pendiente de ellos y les han dado las facilidades y oportunidades de regresar o permanecer en Europa, sin afectar sus estudios.
AL MAL TIEMPO, BUENA CARA. Respecto al tema de la cuarentena, los mexicanos han afirmado que han logrado solventar este problema juntos, se dedican a convivir en las mañanas, jugar cartas, hacer diferentes platillos y postres y después convivir con la familia; alegan que se cuidan los unos a los otros y se mantienen positivos con la esperanza de que esto pase rápido y poco a poco puedan recuperar el tiempo perdido en un país tan bello como Italia.
Con base en su experiencia vivida en Italia, los aguascalentenses se mantienen positivos por cómo se han dado las cosas en México, ya que hasta el momento no se tienen número rojos con el tema de la propagación del virus, y a pesar de que están conscientes de que no se hacen las pruebas suficientes, comentan que lo mejor es mantener la cultura de la higiene personal y la contingencia.
EN NUESTRAS MANOS. A diferencia de Italia, nuestro país ha reaccionado a este tema desde antes de tener el primer caso confirmado, y una vez contando con el primer infectado de COVID-19, se cancelaron todos los eventos masivos, así como clases y diferentes empleos en todo el país sin excepción, algo que no hizo Italia en su momento y que sin duda afectó a futuro.
El mensaje de los mexicanos es que este es un tema de “responsabilidad social”, ya que está en el pueblo tomar las riendas de esta pandemia, y decidir si caemos en un caos como en otros países o podemos ser un ejemplo a nivel mundial de cómo tomar las medidas correctas en los tiempos correctos.
PACIENCIA. Asimismo cabe señalar que esta contingencia pasará y que por más que se caiga en una desesperación por querer salir, al final será por un bien de todos, ya que existe gente que no se puede dar el lujo de mantenerse en casa, y es por ellos por los que todos tenemos que cambiar nuestros hábitos, así como no decepcionarse en caso de que sigan los infectados, ya que esto crecerá pero se espera que no sea tan grave la situación.