El Consejo Coordinador Empresarial se encuentra en un proceso de desestabilización que quiere ser aprovechado por parte de prestadores de servicios a las empresas y esto sucede porque el empresariado no se ha ocupado ni interesado por formar a sus nuevos liderazgos y cuadros que lo representen a cabalidad, afirmó el director del CIDE, Alberto Aldape Barrios.

Aseveró que este problema de la cúpula de la IP no se limita a Aguascalientes, sino que es algo evidente a nivel nacional, en tanto que el sector empresarial se ha olvidado de coordinarse, de trabajar en beneficio de su gremio, se ha dedicado a trabajar únicamente para sus causas particulares, dejando a un lado la cohesión y el liderazgo para presentar sus propuestas ante los gobiernos, en beneficio de su actividad productiva.

El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial indicó que las propuestas de los empresarios no deben ser antagónicas a los gobiernos de ningún partido; por el contrario, los hombres de empresa deben plantear sus propuestas para mejorar el desempeño de sus actividades productivas en todos sus giros, a favor del desarrollo económico y social de  este estado y país.

Asimismo hizo mención de los abogados que quieren encabezar el CCEA, quienes deben saber que los estatutos de este organismo cúpula establecen que, en la próxima asamblea que se celebrará en este mes de septiembre, se llevará a cabo la ratificación o no de la continuidad de la presidencia; en esa sesión, no habrá candidatos ni habrá elección, no se podrá votar ni por Raúl González ni por Salvador Farías.

Si la asamblea decide ratificar a Raúl González Alonso, entonces seguirá con su plan de trabajo por otro año más. Si, por el contrario, la asamblea decide no ratificarlo, entonces la Comisión de Transparencia se convierte en Comisión Electoral y hará la publicación de una convocatoria a una elección en el mes de octubre, fecha en la que sí se podrán registrar candidatos y las fórmulas correspondientes.

Adicionalmente, dijo que, con la entrada en vigor del TMEC, los sindicatos de trabajadores deberán entrarle al proceso de la modernización, la transparencia y a la rendición de cuentas si quieren que sus agremiados los respalden o, de lo contrario, los perderán, como sucedió en la empresa de General Motors.

Aquí tambien se requiere la formación de líderes por parte de los trabajadores, ya que la economía y su dinámica han cambiado y se necesitan liderazgos fuertes que sean propositivos y avancen a favor de su gremio, puntualizó.