Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El 46 por ciento de los adultos jóvenes -en el el rango de 20 a 30 años- vive con sus padres en México, revela el reporte Panorama Social 2024, difundido ayer por la OCDE.
La proporción es significativamente más alta que la de países como Dinamarca, donde se ubica en 10 por ciento, pero mucho más baja que la de Corea o Italia, donde alcanza 81 y 80 por ciento, respectivamente.
Y de hecho, México es uno de los pocos países en los que la cifra disminuyó desde 2016, cuando era de 52 por ciento.
El reporte indica que el retraso en la emancipación de los jóvenes es un fenómeno presente en muchos países integrantes de la OCDE, en donde el promedio pasó de 45 a 50 por ciento entre 2016 y 2022, y lo atribuye principalmente al alto costo de la vivienda.
Advierte además que es uno de los factores que ha contribuido a la drástica disminución de la tasa de fertilidad en dichos países.
«Dado que los precios de la vivienda y el alquiler han aumentado dramáticamente en muchos países de la OCDE, la formación de parejas y familias puede haberse visto inhibida en parte por el hecho de que más adultos jóvenes tuvieron que vivir con sus padres por razones financieras durante más tiempo entre los 20 y los 30 años», señala.
«De hecho, vivir con sus padres puede ser para algunos jóvenes la única manera de afrontar una situación de altos precios de alquiler y empleos inseguros.
«Los jóvenes encuentran cada vez más sentido a la vida fuera de la paternidad y parece haber una mayor aceptación de no tener hijos», apunta.
En 2022, señala, la proporción de jóvenes mexicanos que no estudiaban, no trabajaban o no se encontraban en algún tipo de capacitación ascendía a 20 por ciento. En tanto, el 78 por ciento de los jóvenes trabajadores mexicanos expresaba temor a perder su empleo.