Vive Armería nueva normalidad

Yarek Gayosso
Agencia Reforma

CDMX. -Después de tres meses de no practicar taekwondo Paulina Armería regresó a los entrenamientos en Italia marcados por las rigurosas medidas contra el COVID-19.
Cuando la taekwondoín de doble nacionalidad ingresa al Centro de Alto Rendimiento de Roma, una cámara infrarroja que mide la temperatura es su primer filtro, incluso le avisa si trae puesta la mascarilla o no.
Inmediatamente, entra a la siguiente sala y de ahí al gimnasio en el que se encuentra una lista de los pocos atletas que pueden ingresar, al momento sólo taekwondoínes y clavadistas prospectos italianos a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
“No es como antes del coronavirus, quienes estamos durmiendo aquí somos muy pocos. Entrenamos bajo muchas medidas de seguridad, no podemos hacer combate, no podemos agarrar equipo deportivo para que el compañero entrene, hacemos una preparación física fuerte, trabajo de pateo con monos de plástico”, contó Armería vía telefónica desde la capital italiana.
Está prohibido el uso de la careta, es obligatorio el uso individual de aparatos para hacer ejercicio. Al salir el gimnasio las personas de intendencia se encargan de desinfectar el lugar.
La mascarilla se la quita al momento de entrenar, puede estar libre de este accesorio en las áreas verdes y no comparte habitación con algún atleta, desde ahora todas y todos duermen en cuartos separados.
“Estoy muy contenta porque el contraste de estar en una casa y no salir, ahora al menos ves a tus compañeros y platicas con ellos. Estoy agradecida porque veo cómo estaba hace unas semanas y cómo estoy ahora”, confesó.
Los deportistas que pertenecen al ejército de Italia o de la policía militar fueron sometidos a pruebas de COVID-19 y los demás tramitaron un papeleo donde se comprometieron a decir la verdad. En este trámite aseguraron no tener contacto con personas infectadas por este virus y no haber padecido síntomas.
La vida fuera de los entrenamientos también la percibe distinta después del aislamiento vivido en el país europeo.
“Lo primero que hice (al finalizar la reclusión) fue salir a caminar, fue padrísima la sensación, tres semanas y media no salí del departamento, entré en cuarentena a inicios de primavera y salí cuando estaba por llegar el verano.
“Cambió toda la flora, el clima también, fue una sensación de libertad”, aseguró Paulina.

CONÓCELA
Paulina Armería Vecchi
26 de marzo de 1996 (24 años)
Naucalpan, Estado de México
Taekwondoín
Plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 (-57 kilogramos)
Oro en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018