Por: Hugo Morales Lozano

Alguien alguna vez me dijo que el secreto de un buen texto es su encabezado, yo digo que dicho elemento es un incentivo para la lectura, ya que te adelanta lo que podrías aprender, y si relacionaste mi título con las fiestas patrias, darás el grito… de felicidad con estas observaciones que quiero compartir, así que empecemos.

He detectado una monotonía en la manera en que festejamos los días 15 y 16 de septiembre, cada año es lo mismo, la gente se reúne para cenar pozole o echar fiesta adentro o fuera de casa, otras aprovechan para salir de vacaciones o hacer acto de presencia en las ceremonias organizadas por el gobierno… y todo lo anterior es válido, sin duda, pero hay una falta de identidad positiva para quienes tenemos la nacionalidad mexicana.

No es una sorpresa que la gente mexicana es ligada por ser muy amable, queremos tener amistad con nuestro alrededor, promovemos la cercanía, pero por otro lado nos degradamos por ser impuntuales, por tener un gobierno injusto, una economía rota, y todo eso ha orillado a que algunas personas tengan conductas malinchistas, hacen que esos días pasen desapercibidos, y más que obligarlas a pensar lo contrario, propongo que la publicidad de estas fiestas retome un enfoque distinto.

A parte de la fiesta y la comida, algunas marcas usan esta temporada para destacar sus productos o servicios con algún atributo relacionado con la celebración o gente de México, y es el ejemplo de Sidral Mundet, que en 2015 nos enseñó que hacer las cosas “a la mexicana” no era un sinónimo de baja calidad, sino de esfuerzo y perseverancia, y a eso se le llama “marketing inspiracional”, porque nos muestra el potencial que tenemos si seguimos adelante o, en este caso, si mantenemos una mentalidad positiva.

Hace unos meses que estuve fuera del país, me resultó curioso que los latinoamericanos reflejamos una baja autoestima por nuestro origen, ya sea por pertenecer al tercer mundo, la corrupción, errores de los gobiernos pasados, etc., cuando el primer mundo también tiene sus defectos y grupos detractores, nadie se salva de estos aspectos, a mí me gusta verlo como un ejercicio de Estadística, si te piden que cuentes todos los “ochos” que existen en el universo, no vas a incluir un siete en tu conteo, aplica lo mismo si queremos destacar lo bueno de la población mexicana.

Y para finalizar, quiero recordarte que marketing es un intercambio de ideas, las cuales pueden transformar tu vida si así lo deseas, ya no es necesario que te digan “se vende o vendo”, con la imagen y los mensajes que veas de una marca se puede concretar una venta, y si no me crees, hay que fijarse en la publicidad de la Coca-Cola.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano