Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las dificultades logísticas que se tienen en los envíos de Asia al continente americano y la saturación en varias fábricas chinas provocaron un alza en los pedidos de las industrias del vestido y calzado mexicanas, con el fin de exportarlos a Estados Unidos.
Esto ya se refleja en la producción.
En los primeros nueve meses de 2021 la producción de calzado creció 24 por ciento respecto al mismo periodo del año previo, al generar 20 mil 612 millones de pesos en términos reales, según datos del Inegi.
En tanto, la producción de prendas de vestir subió 27 por ciento en el mismo lapso respecto al de 2020, al sumar 34 mil 766 millones de pesos reales.
Antes de las complicaciones que trajo la pandemia en logística y cierre de fábricas, gran parte del calzado de cuero–denominado calzado complejo–, se fabricaba en China para posteriormente ser enviado al mercado estadounidense.
Sin embargo, tras la crisis logística, ahora la fabricación dentro de México está tomando mayor fuerza, pues se trata de un punto más directo para exportar a Estados Unidos, dijo Bruno Cervantes, fundador de la empresa Adro.
«La escasez de productos y de importaciones por la saturación de transporte ha provocado que muchas empresas que maquilaban anteriormente en países asiáticos hoy estén volteando a vernos como una opción más viable», refirió Cervantes.
Marcas estadounidenses y europeas que venden en Estados Unidos, han incrementado su demanda para ser maquilada en fábricas guanajuatenses, como el caso de Adro que sólo exportaba bajo su propia marca, pero ahora ya incluye el servicio de maquila para otras empresas.
«Hay muchos clientes buscando quién les manufacture aquí en León y eso ha sido bastante bueno», afirmó Cervantes.
Una situación similar ocurre con la fabricación de ropa, pues diversas prendas como las playeras o los jeans de marcas estadounidenses se están haciendo en México debido a los elevados costos de los embarques desde Asia y el retraso en entregas, dijo Emilio Penhos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).
Además, empresas que ya maquilaban en México, al tener problemas en China ampliaron su fabricación en el País, dijo.
«Todas las empresas maquiladoras de exportación en este momento están topadas de trabajo», afirmó Penhos.
Una de las modalidades de esta industria es la sustitución de materias primas de importación por otras más fáciles de conseguir en el mercado nacional como algodón o el poliéster, destacó Emilio Mussali, secretario del Consejo Directivo de la Canaive.

¡Participa con tu opinión!