Lorena Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el punto de vista estadístico, lo más probable es que no aparezcan otras variantes más virulentas de SARS-CoV-2, señala Tomás Pueyo, ingeniero de Silicon Valley, quien ha analizado la evolución de la pandemia y anticipado el comportamiento del virus.
El consultor admite que es posible que haya otra variante agresiva, pero, insiste, es poco probable.
Observando el comportamiento de las pandemias del Siglo XX, parece que estamos viendo el final de la pandemia del Ómicron.
A saber, una primera ola agresiva, una segunda ola mucho más virulenta y una tercera ola menos agresiva en donde la pandemia finaliza.
Por otro lado, Pueyo destaca la importancia de observar el comportamiento del virus SARS-CoV-2.
«Ha evolucionado mucho para encontrar las mejores maneras de infectarnos. Antes lo hacía reproduciéndose más rápido y por eso mataba más», detalló.
Pero Ómicron se concentra en la parte alta del tracto respiratorio, aumentando su transmisibilidad y reduciendo a la vez su virulencia.
Esto hace menos probable que surja una variante más transmisible y más letal a la vez.
A pesar de que existen riesgos para ciertos países -aquellos con bajas tasas de vacunación, o con un porcentaje alto de pacientes inmunosuprimidos por el VIH-, y para ciertos grupos de personas, por ejemplo los trabajadores médicos y las personas con comorbilidades, podemos esperar que, por todo lo anterior, después de Ómicron «estaremos en un mundo en el que las cosas no van a cambiar radicalmente en los próximos meses o años».
Para el experto en análisis de datos, la pandemia está en una nueva fase en donde ya no habrá olas masivas que matan a mucha gente.
«La ola Ómicron es la última en la que debemos manejarnos con cautela», con ella podemos anticipar el fin de la pandemia y el inicio del coronavirus como una enfermedad endémica, advierte.
El ingeniero anticipó de manera muy temprana los estragos que causaría el virus, el sinnúmero de decesos que padeceríamos y las desgarradoras imágenes de los hospitales saturados y la escasez de oxígeno.
Sin embargo, ahora, en entrevista con REFORMA, explica que el escenario post Ómicron es totalmente distinto gracias a la conjunción de varios factores.
En primer lugar, la alta transmisibilidad de esta variante hará que exista un gran número de personas con inmunidad natural una vez terminada esta ola.
En segundo lugar, el hecho de que Ómicron sea menos letal que otras variantes, particularmente en comparación con la variante Delta, dejará menos muertos y registrará menos casos graves de Covid.
Por último, la existencia de vacunas y nuevos tratamientos posiciona a la humanidad con muchas más herramientas para defenderse del virus.

¡Participa con tu opinión!